Viajes con Mowgli

Cometas en el cielo anudadas a la tierra

Imagen de la exposición Calder in India, en la galería Ordovás de Londres hasta agosto.

Veo una cometa y vuelvo a la infancia.

Veo una cometa y vuelvo a Nepal. Veo a niños volando sus cometas en aldeas cuyos nombres no recuerdo. Veo en esos niños, como en todos los niños del mundo, a mis niños.

Veo una cometa y vuelvo a la India y a sus cielos inmensos. Viviendo allí, leí Cometas en el cielo. Compré la novela, como casi todas, en mi querida librería Fact&Fiction de Priya. Veo una cometa y recuerdo la historia triste de tantos niños afganos.

Veo una escultura de Calder y vuelvo a la infancia, a los jardines de S'Hort des Rei, cerca de la Almudaina.

Veo a Nancy, la esculturá que regaló a los palmesanos, y recuerdo a Miró y también a Graves, esos señores mayores que paseaban por mi ciudad cuando yo era niña.

Calder estuvo en la India. No quería perderse el festival de cometas que se celebraba en Ahmedabad. Viajó hasta allá, acompañado por su mujer e invitado por Gira Sarabhai, y no sólo recorrió el país sino que también fue a Nepal.

Ahora la galería de arte londinense Ordovás reúne en Calder in India ocho de las nueve esculturas que el estadounidense creó allí durante su viaje, muchas de las cuales es la primera vez que se exhiben públicamente en Occidente. La exposición puede visitarse el 31 de mayo al 2 de agosto.

Calder y sus esculturas que son como cometas en el cielo anudadas a la tierra. Su viaje a la India y Nepal fascinado por cometas. Mi infancia con cometas y esculturas. La vida está llena de maravillosas coincidencias. Y Mowgli, como tantos niños, adora las esculturas de Calder.

Queremos saber tu opinión
Usuario registrado
Recordadme en este ordenador
Recuperar contraseña »
¿Eres un usuario nuevo? Regístrate