Asia en la maleta

La belleza de lo feo en Birmania

Un ejemplo más de cómo la belleza está en el ojo del que mira es hoy una tradición a punto de extinguirse en el noroeste de la otrora hermética Birmania, o Myanmar como es conocido oficialmente el país, aunque a mí me guste mucho más el romántico Birmania.

Durante generaciones, las mujeres de la tribu Chin, cubrían sus caras completamente con tatuajes de diversos diseños. El porqué se ha perdido en el tiempo. Se dice que los tatuajes eran un símbolo del paso de niña a mujer y que representaban fuerza, belleza y orgullo de pertenecer a una minoría étnica. Pero también se cuenta que los tatuajes se originaron con el propósito de afear a las mujeres Chin, encerrando su legendaria belleza tras unos simbólicos barrotes y protegiéndolas así de los deseos predatorios de los reyes birmanos. Con el tiempo, la práctica se convirtió en habitual, y no había jovencita Chin que se preciase que no quisiera cubrir su cara con el dolorosísimo dibujo permanente, que incluía párpados y labios, en un ritual en que los mayores habían de sujetar a las infortunadas jóvenes que se resistían entre gritos de dolor, y que una semana después no podían hablar ni gesticular debido a la inflamación de su cara.

La práctica fue abolida por el régimen socialista de los años 60, y hoy solo quedan un puñado de mujeres tatuadas, cuyas edades oscilan entre los 60 y los 80 años. Algunos fotógrafos, como el alemán Jens Uwe Parkitny o el canadiense Brent Levin han documentado esta tradición antes de que se perdiera del todo, y los turistas no han tardado en llegar las remotas aldeas Chin río arriba desde el pueblo de Mrauk U, de la misma manera que lo han hecho durante años en Tailandia para visitar a las mujeres jirafa, en uno de los circos turísticos más degradantes que conozco. Las jóvenes Chin ya no quieren tatuarse, les aterra el proceso, ya no les parece bonito y temen las burlas de sus compañeros de clase cuando acuden a las grandes ciudades a estudiar. Pero si el turismo obliga, pronto veremos jóvenes birmanas ? tal vez ni siquiera Chin ? apuntarse al carro del progreso en un intento desesperado por ganarse la vida a cambio de unas fotos que compartir en las redes sociales.

Mi amigo Christian Develter ha preferido capturar esta belleza robada en el colorido lienzo con aires pop que ilustra este blog.

5 » Comentarios ¿Quieres comentar? Entra o regístrate

  1. Filopator 26.jul.2012 | 10:14

    #1

    Birmania es uno de los países mas maravillosos, fantásticos y bonitos del mundo.Y sus gentes las mas encantadoras que me he encontrado.Sus mujeres tienen un belleza que te absorbe y toda la población una dulzura que echas de menos no ser birmano o irte a vivir allí para siempre. Y si el Paraíso tiene un lugar concreto está en el Lago Inle. No se merecen lo que están sufriendo.

  2. TITI3 26.jul.2012 | 11:11

    #2

    Filopator. Yo he tenido la gran suerte de conocer ese país y coincido contigo totalemente.

  3. sindocumentos 26.jul.2012 | 13:41

    #3

    Estoy totalmente de acuerdo con vosotros. Birmania es un los últimos paraisos que quedan. Yo también he tenido la suerte de " patearme" el país.Fue un viaje especial, solos mi mochila y yo...y la magia del país por compañera. La sonrisa y dulzura de su gente la llevaré grabada a fuego en mi memoria.Luego regresas a España y te das de cara con la burbuja inmobiliaria, golfos arrogantes, tuercebotas, políticos catetos y provincianos que se lo llevan calentito y para los cuales sólo existen los "destinos glamourosos". Tenemos mucho que aprender de países que ignoramos. Y Camboya.... otro paraiso !

  4. Inmaculada Castillo Muñoz inmacas 26.jul.2012 | 16:33

    #4

    Yo soy otra de las afortunadas que he estado en ese pais tan generoso con el visitante, donde ponen todo su empeño en hacerte a ti comodo el viaje y todo lo posible. Precioso ese lago Inle, ese rio Irawadi, Bagan impresionante, en fin todo un placer para aquel que ha tenido la oportunidad de estar alli en un pais tan magico.

  5. Vitocorleone999 26.jul.2012 | 17:18

    #5

    @sindocumentos Coincido en parte pero no creo procedente meter a los políticos en el saco. Si precisamente de algo adolece Birmania, y es lo peor sin duda, son sus propios políticos. Hasta los españoles parecen angelitos comparados con los corruptos e indeseables miembros de su Junta Militar.

Queremos saber tu opinión
Usuario registrado
Recordadme en este ordenador
Recuperar contraseña »
¿Eres un usuario nuevo? Regístrate