Asia en la maleta

Cómo viajar por Asia en tiempos de crisis

Llega el momento de cambiar de aires y darnos ese merecido premio a un duro año de trabajo, prisas, estrés y crisis. ¿Hemos dicho crisis? El mayor enemigo de los viajes no tiene por qué serlo tanto si sabemos buscar bien. Aunque parezca mentira, el precio de un viaje al continente asiático puede variar mucho, y con algunos de los trucos que te desvelamos, hasta puede salirte más barato que quedarse en casa.

El vuelo

Suele ser lo más costoso del viaje y los billetes más económicos llevan consigo escalas de larga duración. Pero si el tiempo o la espera no son un problema, compañías como KLM, Qatar Airways o Emirates ofrecen billetes de ida y vuelta a Bangkok, por ejemplo, que rondan los 400 euros. www.lastminute.com compara compañías y precios.

El hotel

Hoteles baratos y con mucho encanto no son difíciles de encontrar si se sabe cómo. Agoda puede ser un buen sitio para comenzar la búsqueda, incluye ofertas de último minuto que pueden traducirse en grandes ahorros.  Si seguimos en Bangkok, hoteles como el Ibis Riverside ofrecen habitaciones a 31 euros durante el mes de julio. En Bali, el hotel The 101 Legian cobra 41 euros por noche por habitaciones en Canggu, una de las mejores playas de la isla.

Trip Advisor es otro gran aliado para verificar si nuestra primera impresión virtual es respaldada por otros viajeros. Desvela joyas como Wayan's Guest House, muy cerca de la playa de Canggu, a poco más de 30 euros la noche.

Por último, hay hoteles que se descubren por casualidad y resultan ser lo mejor del viaje. En Luang Prabang, el pequeño pueblo al norte de Laos Patrimonio de la Humanidad, no tenemos más que caminar por la calle para toparnos con sitios como Sita Norasingh, cuya oferta de 12 euros la noche es un auténtico chollo, dadas sus habitaciones espaciosas y modernas y su ubicación en el centro.

Otra de las experiencias más auténticas y menos costosas es convivir en casas locales. Alojarse en un pueblo del norte de Tailandia conviviendo con la tribu Lisu, no cuesta más de 7 euros al día incluyendo comidas.

 Las visitas

Viajar sin lujos no quiere decir tener que unirse al temido grupo de turistas en autobús. A veces las mejores experiencias no cuestan mucho dinero. En ciudades como Hanoi, en Vietnam, estudiantes locales ejercen de guías voluntarios para una experiencia auténtica y gratuita. Los viajeros sólo pagan los taxis, la comida (si la hay) o las entradas a los monumentos, pero los estudiantes de Hanoi Kids no cobran por llevar a los interesados a conocer el Templo de la Literatura o el Barrio Viejo de Hanoi, por ejemplo, o por llevarles a comer a una casa con una familia vietnamita. En Bangkok, los ferris públicos que recorren el río Chao Phraya y pasan por delante del templo Wat Arun o del Palacio Real, cuestan menos de medio euro, y un pase diario para poder bajarse y subirse cuantas veces se quiera, sólo 2 euros. En Hong Kong, una de las maneras más bonitas y con más carácter para moverse es hacerlo en sus legendarios tranvías, que por unos 20 céntimos recorren la isla de un lado a otro.

Queremos saber tu opinión
Usuario registrado
Recordadme en este ordenador
Recuperar contraseña »
¿Eres un usuario nuevo? Regístrate