Asia en la maleta

Bangkok a precios mini

Sigue siendo uno de los destinos preferidos de quiénes viajan mirando el euro. En Bangkok no hace falta gastarse una fortuna para comer como un rey, dormir decentemente o darse un pequeño lujo.

Comer

Si hablamos de cocina tailandesa, en Bangkok el binomio calidad-precio tiene una relación inversamente proporcional: los lugares más sencillos suelen ofrecer la mejor comida tailandesa. El tailandés es conocido por ser muy exigente en la mesa, así que la presión de los puestos callejeros de comida por ofrecer un producto de calidad es muy alta.


Tradicionalmente los puestos de comida del Barrio Chino y los sencillos restaurantes de la zona de Saochingcha ofrecen algunos de las mejores especialidades, aunque no es difícil acertar en cualquiera de los puestos callejeros que se encuentran dispersos por toda la ciudad. La regla de oro es guiarse por la cantidad de clientes locales que tenga el restaurante en cuestión. La soi 38 de Sukhumvit también es conocida por la calidad de sus puestos callejeros. Pero si ya no aguantas más el picante y te quieres dar un lujo francés sin que te cueste un riñón, Uncle John lleva tiempo atrayendo a hordas de clientes que disfrutan de su foie y su carne preparada en una plancha al aire libre por menos de 10 euros. Nuevas aperturas, como Soul Food Mahankhorn o Seven Spoons, siguen la línea de ofrecer un menú original apto para todos los bolsillos.

Dormir

Hace tiempo que Khao San dejó de ser la única opción para dormir barato. Pequeños hoteles boutique abren cada semana, con precios que empiezan desde los 20 euros. Para los amantes de los alojamientos pequeños y con encanto, Be my Guest con sus 4 habitaciones y su simpático anfitrión no decepcionará. Lub D demuestra que los hoteles baratos no tienen por qué ahorrar en estilo o ubicación, con sus dos hoteles hip situados en las céntricas zonas de Silom y Siam Square con habitaciones compartidas a 12 euros por persona. Junto al río, Ibis Riverside marca distancias con sus exclusivos vecinos ofreciendo habitaciones a 29 euros la noche.

Disfrutar

Cheap Charlie's

Darse un paseo en barca por el río Chao Phraya, en uno de los ferris públicos que pasan por delante de los templos principales, no cuesta más de medio euro; tomarse una cerveza en el Cheap Charlie's de la soi 11 de Sukhumvit sale a menos de 2 euros; comprar en Chatuchak o cualquiera de los mercadillos que inundan las calles de Bangkok depende del aguante de cada uno y del dinero que quiera gastarse; y finalizar con un masaje de auténtico lujo en sitios como Healthland Spa o en la escuela de masajes Wat Pho de Sukhumvit no tiene por qué costar más de 8 euros.

Con precios como estos, al final va a resultar más barato viajar que quedarse en casa.

Queremos saber tu opinión
Usuario registrado
Recordadme en este ordenador
Recuperar contraseña »
¿Eres un usuario nuevo? Regístrate