Asia en la maleta

¿Nos hemos inundado ya?

Podría parecer que lo peor es el no saber. No saber con qué versión quedarte. Si con las de los extremadamente catastrofistas que hace ya unos días vaciaron los supermercados de agua, huevos, velas, pilas, pan y frutos secos, y se han acabado marchando; o con la de los que intentan quitarle hierro al asunto pensando que las aguas volverán a su cauce finalmente sin grandes problemas, y que el centro de Bangkok permanecerá seco y seguro. Las autoridades se turnan entre uno y otro bando, según el día y el color político, de modo que después de un tiempo dejas de hacerles caso y empiezas a buscar información en otras fuentes.

Pero no, lo peor es que el agua ha inundado más de dos tercios del país, sumergiendo campos de arroz y obligando al cierre de miles de fábricas, afectando a más de 900.000 familias y negocios, y acabando con la vida de cientos de personas (373 según el último recuento oficial). Lo peor es que al Reino de las Sonrisas le han atacado en su principal industria, la producción de arroz, tanto en las exportaciones -  en las que ocupa el primer lugar – como en el uso diario de un producto tan básico para los tailandeses como para nosotros el pan. Lo peor es que para que el centro de Bangkok se mantenga seco, se han inundado zonas económicamente menos importantes, pero humanamente igual de vitales.

La primera ministra Yingluck Shinawatra  no ayudaba a clarificar la situación el martes cuando afirmaba, ¨Hay una gran cantidad de agua viniendo hacia Bangkok (…) Las áreas bajas se inundarán. Es difícil desviar el agua hacia el mar¨. Pero sin saber descifrar sus palabras, una se queda con la duda de si es una invitación a evacuar Bangkok o la situación no es tan grave. Ayer el gobierno declaraba jueves y viernes de esta semana  y lunes de la próxima vacaciones nacionales para que los afectados pudiesen marcharse. ¿Quiénes exactamente? ¿Los que viven en zonas que ya están bajo el agua o los que todavía estamos secos? ¿Deberíamos anticiparnos a los acontecimientos o esperar a que el gobierno nos dé el pésame?

De momento, los canales que cruzan Bangkok ya han subido su nivel y amenazan con desbordarse al igual que el río Chao Phraya, mientras lenta y silenciosamente el torrente de agua  - estimado en 4 billones de metros cúbicos - se desplaza desde Ayutthaya hacia Bangkok. Si se inundara el centro de Bangkok, el agua volvería a tomar la ciudad como a mediados del siglo XIX, cuando era conocida como la ¨Venecia del Este¨ y sus ciudadanos se desplazaban en barca. Con la única e importante diferencia que hay una gran escasez de ellas. Sin saber cuánto tiempo tardarían en drenar el agua del centro, y con amenazas de cortes en el agua corriente y la electricidad, parece que el bando de los catastrofistas gana puntos y la idea de abandonar la ciudad por unos días empieza a cobrar forma. La tensión sube, y en el aire se respira una sensación de ¨peligro inminente¨. En el céntrico barrio de Silom, todavía seco, hoy mismo se agotaban en pocos minutos cientos de chalecos salvavidas puestos a la venta por un avispado vendedor callejero. Y mientras tanto, miramos por la ventana y esperamos que las peores previsiones no se confirmen.

 

1 » Comentario ¿Quieres comentar? Entra o regístrate

  1. tripi 28.oct.2011 | 16:26

    #1

    ¡¡¡Que horror¡¡, espero que se solucione pronto. Muchos besos a todos Y cuidaros mucho

Queremos saber tu opinión
Usuario registrado
Recordadme en este ordenador
Recuperar contraseña »
¿Eres un usuario nuevo? Regístrate