Tallín, medieval... y tecnológica

 

Si el tiempo lo permite, no está de más tomarse un café en cualquiera de las terrazas que se aglutinan en el centro histórico. Y si no también, ya que nunca faltará una manta sobre el respaldo de los asientos parar cobijarse ni una clásica estufa de pie entre mesa y mesa. Una última opción recomendada por los lugareños: darle al Vana Tallin, el licor nacional que puede tomarse solo o con café. La versión original está elaborada a base de ron.

Logo de elmundo.es

© Unidad Editorial Internet, S.L. | Aviso legal | Política de privacidad