El Nobel de la Paz se celebra con una cena de gala en el Salón de Espejos del Grand Hotel de Oslo (Noruega).
El Nobel de la Paz se celebra con una cena de gala en el Salón de Espejos del Grand Hotel de Oslo (Noruega).

Actualidad

Donde duermen los Premios Nobel

Los Grand Hotels de Oslo y Estocolmo, creados ambos en 1874, acogen a los laureados desde la instauración del premio en 1901. Espejos de las ciudades que los acogen, retienen la esencia de los huéspedes que los hicieron legendarios.

Cada ciudad tiene un hotel emblemático en el que mirarse y en el caso de las capitales escandinavas de Oslo y Estocolmo éstos no podían ser otros que sendos Grand Hotel. Ambos se remontan a 1874 y ambos, también, acogen desde 1901 a los laureados con el Premio Nobel que se falla cada año el 10 de diciembre, coincidiendo con la muerte de su benefactor, el sueco Alfred Nobel.

Grand Hotel Oslo. Vea más fotos aquí.

Antes de que Nelson Mandela, Yaser Arafat y Simon Peres e incluso Barack Obama se hospedaran en el Grand Hotel de Oslo, Ibsen, Nansen y Munch ya frecuentaban sus salones y acudían puntuales a su Grand Cafe que todavía hoy congrega a los habitantes de la ciudad. Porque el Grand, ubicado en la céntrica calle de Karl Johans frente al Parlamento, es con su atmósfera nostálgica parte indisociable de Oslo.

Galardonado este año como el mejor hotel de suites de lujo de Europa, de sus 292 habitaciones, 59 son suites. Y entre ellas no podía faltar The Nobel Suite, de estilo clásico, en la que cuelgan los retratos de muchos de los galardonados, como un presidente Obama que fascinando contempla precisamente las fotografías de sus predecesores. Desde su balcón salen a saludar a los ciudadanos de Oslo que tradicionalmente aguardan frente al hotel tras una procesión de antorchas. Pero ningún premiado suele hospedarse en ella.

Cenar como un Nobel

Sí es tradición que la cena de gala se celebre en el hotel, concretamente en el Salón de Espejos. El menú, guardado en secreto hasta que se sirve en las mesas engalanadas más que nunca, se elabora en función del lugar de origen del premiado con algún toque noruego. Estos menús diseñados para los premiados están, por cierto, disponibles para quien aspire a cenar como un Nobel.

Si el Nobel de la Paz se recibe en Oslo por expreso deseo en el testamento de Alfred Nobel (aunque sean difusos los motivos de su elección), el resto de galardones los entrega el rey de Suecia en Estocolmo. Frente al Palacio Real y con vistas a la espléndida ciudad antigua o Gamla Stan se levanta, imponente, el Grand Hotel de Estocolmo como fiel reflejo de su gloria antigua. En él se hospedan los galardonados, que tampoco suelen decantarse por la Nobel Suite, sino por las demás, que ha sido redecoradas de modo deslumbrante.

Grand Hotel de Estocolmo. Vea más fotos aquí

Hoy, además, no sólo brillan las lámparas de cristal de este miembro de los Leading Hotels of the World, sino las tres estrellas (en total) del afamado chef Mathias Dahlgren, cuyos Matsalen y Matbaren siempre están repletos de locales y foráneos. Hasta 1927, y desde 1901, aquí también se servía la cena de gala de los Nobel -precisamente en su Salón de Espejos- hasta que ésta fue trasladada al Ayuntamiento.

En el sobrecogedor hall de estilo gustaviano del Grand de Estocolmo no es difícil imaginarse a una indolente Greta Garbo, que aquí establecía su cuartel general cuando estaba en casa, acariciando las barandillas doradas. Y es que estos hoteles cuyos huéspedes, pero también su exquisito servicio, los han hecho legendarios no sólo acogen a los Premios Nobel sino a todas las personalidades inimaginables cuando visitan Oslo y Estocolmo. Y llevan haciéndolo tanto tiempo que pocos lugares como ellos custodian tantas historias y tantas vidas.

| Más información en www.grandhotel.se y en www.grand.no