Manifiesto (Fu)turista

Foto
A muchos de los jardines no les falta ni barbacoa ni una cómoda hamaca.

Manifiesto (Fu)turista

Acampe usted
en mi jardín

Hacer camping en una casa de propiedad privada es otra forma de alojarse completamente legal y, por supuesto, barata. 'Camping in my garden' ofrece un listado de jardines privados en diversas ciudades del mundo para divertidas estancias 'low cost'.

  • Imprimir esta noticia
  • Enviar a un amigo
  • A-A+
  • Comentarios (3)

¿Es usted de los que, para dormir, prefiere la inclemencia aventurera de la tienda de campaña? ¿De los que anda siempre buscando un resquicio de naturaleza aun en la vorágine del asfalto? ¿Es usted de los que teme viajar a las grandes ciudades porque el bolsillo, en fin, acaba resintiéndose del desorbitado coste del alojamiento?

Si las tres respuestas son afirmativas, puede que lo suyo sea el camping en un jardín de propiedad privada. Así como lo oye: la acampada en una parcela particular en cuya casa vive una familia con una vida normal. Pero no tema, que no estamos llamando a la ocupación con k. Es un fenómeno completamente legal... siempre que sea acordado, claro, con el dueño del terreno.

Desde Reino Unido

Una clásica casa de campo.

Se trata de Camping in my garden, un proyecto que nació hace un par de años en el Reino Unido y cuyo éxito ha traspasado fronteras europeas para convertirse en una práctica común también en Sidney, Melbourne y otras metrópolis australianas. Su escaso coste y su funcionalidad ganan cada vez más adeptos, especialmente con la celebración de eventos deportivos, festivales o grandes acontecimientos, cuando encontrar una plaza hotelera en la ciudad que lo acoge se convierte en misión imposible. Cuentan, de hecho, que el pasado verano, durante los Juegos Olímpicos, esta fórmula de alojamiento alternativo batió records en Londres.

En grandes líneas, Camping in my garden es el primer portal que ofrece un listado de jardines privados en diferentes rincones del mundo. Jardines en los que los dueños permiten plantar una o varias tiendas a cambio de una cantidad nimia que gira en torno a cinco-diez euros por noche, pero que nunca debe superar los 28 días de estancia. Una idea original y divertida que brinda al viajero un alojamiento extremadamente barato –a veces, en el mismo centro de una gran ciudad- y con la que ciertos propietarios, afortunados ellos, tienen ocasión de sacar algún partido a esos metros cuadrados sobrantes en sus residencias.

Con wifi y barbacoa

A los niños les encanta acampar.

Los jardines que se muestran en la web, y que son potenciales micro-campings, contienen una breve descripción: «un frondoso prado rodeado de manzanos», «una extensa parcela con huerto incorporado», «un pequeño espacio con caseta para el perro»... Asimismo, incorpora información sobre las instalaciones disponibles para los campistas, tales como duchas, conexión wifi gratuita, aparcamiento, barbacoas... E indica también la cercanía a los puntos turísticos de interés o al evento que ha atraído al visitante al lugar, en el caso de que así sea. Toda una oferta detallada que se complementa con los comentarios de otros campistas que ya pasaron por el jardín en cuestión y han dejado sus impresiones.

El camping en casa ajena es un paso más en las últimas tendencias de alojamiento de marcado carácter low cost. Si primero fue el intercambio de apartamentos entre particulares o house exchange, y después el couchsurfing o sofá prestado a coste cero, ahora es el jardín el que también se alquila como cama. El que lo tenga, claro.

3 » Comentarios ¿Quieres comentar? Entra o regístrate

  1. coatzacoalcos 28.may.2013 | 14:34

    #1

    Tengo una terraza de 120 m2, ya se que uso le empezaré a dar

  2. Juan77 28.may.2013 | 16:09

    #2

    En España, como todo, está prohibido acampar en tu propio jardín... Si te ven, claro...

  3. marimarizata 28.may.2013 | 16:25

    #3

    De nuevo nada. De dónde os habéis sacado que es una forma "nueva" de turismo low cost? En Inglaterra (y mira que habáis de ello en el artículo, en fin) se hace desde hace décadas. Puedes plantar tu tienda, o hasta tu caravana si el terreno es grande, en casas y granjas particulares por todo el territorio. Yo lo hice la primera vez en 1993, en Warwick...

Queremos saber tu opinión
Usuario registrado
Recordadme en este ordenador
Recuperar contraseña »
¿Eres un usuario nuevo? Regístrate