Listas Abiertas

Foto
Panorámica del centro histórico de Toledo desde el cerro del Emperador. | Fotografía: Patricia Osuna

Siempre nos quedará Toledo

Aquí presentamos 20 razones (aunque hay muchas, muchísimas más) por las que debería visitar Toledo. Las mismas por las que muchos querrán volver.

  • Imprimir esta noticia
  • Enviar a un amigo
  • A-A+
  • Comentarios (13)

Primero fue la Toletum romana. Después el Reino de Toledo visigodo y la Tulaytulah musulmana, a la que siguió la Toledo cristiana de Alfonso VI. Capital de un imperio y ciudad Patrimonio de la Humanidad, un paseo por sus intrincadas calles es una lección viva de Historia.

  1. 1. El Tajo...
    El nacimiento de Toledo está ligado al río Tajo, incluso condicionado por su sinuoso trazado, pues fue el caudal lo que dio origen, forma y traza a la ciudad. El Tajo sirvió de muralla natural y cuentan que era su agua, con la que se templaba el acero, la que dotó a las espadas toledanas de fama fuera de nuestras fronteras.
  2. 2. ...Y sus puentes
    Donde hay un río siempre hay al menos un puente para salvarlo. En Toledo, destacan el puente de Alcántara, instalado sobre el mismo lugar que ocupó, en tiempos remotos, la pasarela flotante que servía para vadear el Tajo. Y el de San Martín (siglo XIII), con cinco arcos y dos torreones en ambos extremos. NO PERDERSE: Cruzar San Martín iluminado de noche.
  3. 3. La catedral
    Llevó más de dos siglos concluirla (en 1493) y por eso en esta catedral primada se superpone el trabajo de diferentes arquitectos -entre ellos el hijo de El Greco-, además de diferentes estilos -entre los que predomina el gótico-. Su perfil es el más genuino de Toledo, junto con el del Alcázar. NO PERDERSE: El Transparente de Narciso Tomé, el claustro bajo, la capilla de San Blas, la Campana Gorda...
  4. 4. El Alcázar
    Situado sobre la cota más alta de la ciudad, su regia silueta es uno de los emblemas de Toledo. El Alcázar fue concebido como fortaleza-castillo desde época hispano-musulmana y su fachada principal es obra de Alonso de Covarrubias. Alberga el Museo del Ejército y la Biblioteca Regional.
  5. 5. Las puertas
    Las murallas toledanas y sus puertas fueron el símbolo de una ciudad de cardenales, reyes y emperadores. La Puerta de Doce Caños lleva al alficén, al área palaciega y militar. La de Alarcones es de época visigoda. La de Bisagra fue concebida a modo de arco triunfal, con el escudo imperial de Carlos V. Junto a ella, la de Alfonso VI (siglo X), frente a la glorieta de la Reconquista. La del Cambrón (por las plantas cambroneras de sus inmediaciones) ostenta el escudo de Felipe II y la imagen de Santa Leocadia y la de Alcántara (de origen romano) conserva la puerta-torreón fortificada. NO PERDERSE: La puerta albarrana del Sol, ejemplo del mudéjar del siglo XIV, y con elementos más propios de un palacio que de una fortaleza.
  6. 6. San Juan de los Reyes
    Este monasterio franciscano, concebido como panteón real para los Reyes Católicos (voluntad que cambió tras la conquista de Granada), es una mezcla soberbia de gótico hispano-flamenco y mudéjar. Su austeridad externa contrasta con la grandiosidad de la iglesia, adornada con amplios ventanales, arcos y pináculos góticos. NO PERDERSE: El retablo del altar mayor, el claustro, la escalera renacentista de Covarrubias y los muros exteriores, de los que penden cadenas y grillos de los cautivos cristianos liberados del reino de Granada.
  7. 7. Santa María la Blanca
    Muy cerca de San Juan de los Reyes y precedida por un tranquilo patio arbolado se encuentra la que fuera Sinagoga mayor (y posterior iglesia, cuartel militar, almacén de la Real Hacienda...). La sencillez de su aspecto exterior contrasta con la grandiosidad de su interior, pues sus cinco naves separadas por pilares que sostienen arcos de herradura recuerdan más a una mezquita que a un templo hebreo. NO PERDERSE: Los hermosos capiteles labrados.
  8. 8. Sinagoga del Tránsito
    Su gran Sala de Oración y su Galería de Mujeres, decoradas con yeserías y artesonado mudéjar, son uno de los mejores ejemplos de la carpintería medieval toledana del siglo XIV. La sinagoga fue reconvertida en templo cristiano por orden de los Reyes Católicos, además de archivo y lugar de entierro de caballeros. Hoy acoge el Museo Sefardí. NO PERDERSE: El pase diario del Jardín Sonoro de la judería. Recrea los sonidos de las callejuelas de la antigua Judería de Toledo en los siglos XIV y XV con voces en ladino y sonidos domésticos.
  9. 9. Nuevo Museo del Greco
    Sólo por visitarlo ya merece la pena una escapada a Toledo. Y es que este nuevo museo emplazado en la judería alberga una significativa muestra de piezas de los siglos XVI y XVII, no sólo de Domenikos Theotokopoulos, sino también de la cultura y la sociedad toledana de su época. NO PERDERSE: El Museo del Greco es el único de nuestro país dedicado a la figura del pintor cretense.
  10. 10. Cristo de la Luz
    Esta pequeña mezquita del siglo X es un ejemplo único de la pervivencia del arte del Al-Andalus. De las diez que tuvo la ciudad, es la única en pie anterior a la Reconquista cristiana de Alfonso VI. En las excavaciones de 2006 y posterior rehabilitación se descubrió en su recinto una calzada romana, otro ábside mayor de la Toletum romana y un cementerio cristiano. NO PERDERSE: Sus nueve bóvedas decoradas.
  11. 11. Iglesia de Santo Tomé
    Esta iglesia de comienzos del siglo XIV destaca arquitectónicamente por su torre mudéjar en planta cuadrada de ladrillo y mampostería. Aunque es célebre por custodiar en su interior El entierro del conde de Orgaz, una de las obras más complejas y ricas en significado del Greco.
  12. 12. Iglesia del Salvador
    Su torre es probablemente la más antigua de Toledo, pues el alminar de la mezquita que ocupaba antes este solar fue una de las primeras construcciones que hicieron los musulmanes tras conquistar la capital del reino visigodo. Aún se conservan restos de la mezquita en el patio trasero de la iglesia. NO PERDERSE: La capilla de Santa Catalina (donde fue bautizada Juana de Castilla, nacida en las proximidades de la plaza) y la pilastra visigoda con representación figurativa.
  13. 13. Iglesia de los Jesuitas
    El templo de San Ildefonso, ejemplo de transición del barroco al neoclasicismo toledano, cuenta con una impresionante portada y un curioso retablo pintado en el altar mayor. NO PERDERSE: Combatir el vértigo y subir a lo alto para obtener una perspectiva completa del casco antiguo. Sus torres son el más atrevido mirador sobre Toledo.
  14. 14. Mesa y mantel
    Hasta hace poco Toledo tenía una cuenta pendiente con la oferta gastronómica (de calidad) en el centro. Afortunadamente, esto se ha subsanado con la apertura de restaurantes como Aphoteca, Alfileritos 24, La Hierbabuena, La Abadía y el impulso de locales históricos como La Orza. También está Adolfo, que es a Toledo lo que Cándido a Segovia, un clásico. NO PERDERSE: Si le gusta el mazapán, tiene una cita en Santo Tomé, un obrador histórico.
  15. 15. Zocodover
    Esta concurrida plaza en el centro aún mantiene la designación árabe de mercado de animales que fue durante siglos. Además de lugar de mercado, fue escenario de autos de fe, juegos populares, representaciones teatrales y corridas de toros. NO PERDERSE: Pasear por la aledaña calle del Comercio, que aún mantiene ese aroma de zoco.
  16. 16. Museo de Santa Cruz
    Desde Zocodover y atravesando el Arco de la Sangre se llega a este antiguo hospital fundado por el Cardenal Mendoza. Contiene importantes colecciones de Bellas Artes, Arqueología y Artes Industriales, con especial acento en la pintura toledana de los siglos XVI y XVII. NO PERDERSE: Su preciosa fachada plateresca, el patio con columnas de mármol italiano y una magnífica escalera de Covarrubias.
  17. 17. Hospital de Tavera
    Fuera de las murallas (y cerca de la plaza de toros), este antiguo hospital reconvertido en pinacoteca alberga numerosas obras de Tintoretto, El Greco, Caravaggio, Berruguete, Ribera, Zurbarán, Sánchez Coello... NO PERDERSE: Una visita a su farmacia con cerámica de Talavera, redomas y frascos centenarios.
  18. 18. Huellas romanas
    De la Toletum romana se conservan muchos restos, desde las termas de la plaza de Amador de los Ríos a la calzada bajo el Cristo de la Luz o el yacimiento del número 19 de la calle Nuncio Viejo... Extramuros, en la avenida de la Reconquista, se pueden contemplar los restos de un circo romano (siglo I d.C.), del que se conserva una buena parte de las bóvedas que sostenían el graderío. Sus dimensiones dan una idea de la importancia de Toletum en el Imperio romano. NO PERDERSE: Las visitas guiadas del Consorcio de Toledo a las termas y otras huellas romanas.
  19. 19. Parador de Turismo
    Levantado en el Cerro del Emperador, es uno de los alojamientos con las vistas más privilegiadas de toda la ciudad. Y no hace falta alojarse en él para disfrutarlas. Abierta a todo el público, su cafetería dispone de una inmensa terraza especialmente agradable en primavera y verano. NO PERDERSE: Lleve la cámara de fotos consigo o se arrepentirá.
  20. 20. Visitas guiadas
    Hay infinitas maneras de conocer Toledo: desde un punto de vista arquitectónico, cultural, artístico o gastronómico. En itinerarios gratuitos, con historiadores, teatralizadas... Rutas de conventos, puentes, torres y de patrimonio desconocido que no podía ser visitado hasta ahora por su estado de abandono. Descubrir nuevas pinturas del Greco, Tiziano o Goya, conocer la arquitectura militar medieval o adentrarse en antiguos baños árabes. Todo es posible. NO PERDERSE: Si solo puede hacer unas, decántese por las visitas guiadas nocturnas.

13 » Comentarios ¿Quieres comentar? Entra o regístrate

  1. SOYELCHAMPI 07.mar.2013 | 19:56

    #11

    Yo hace tiempo que no voy, pero es una acogedora ciudad con un patrimonio histórico cultural inigualable. Esta Semana Santa no pienso perderme sus procesiones y volveré a visitar el Museo de SANTA CRUZ por qué nada más introducirme por su pórtico de entrada y atravesar el Zaguán accedo a su maravilloso Patio que me transmite una serenidad inigualable que bien se agradece en esta turbia época que nos toca vivir

  2. silberio 14.abr.2013 | 10:27

    #12

    Circunvalar el casco viejo yendo por la orilla del Tajo es una opción para tener una visión de Toledo bastante desconocida, y callejear sin rumbo por la noche te da la sensación de estar en otra época

  3. daniguzman67 05.feb.2014 | 19:17

    #13

    Hay varias par de errores en el artículo. Para empezar, Toledo no esta en La Mancha, que comienza mas al sur, en Consuegra. Por otro lado no es Puerta de Doce Caños, sino de doce cantos. Por lo demás, encantado de ver promocionada mi ciudad.

Queremos saber tu opinión
Usuario registrado
Recordadme en este ordenador
Recuperar contraseña »
¿Eres un usuario nuevo? Regístrate