Foto

Nieve 2013

Saas Fee, la cuna del esquí alpino

Se dice que el esquí lo inventó un monje de Saas Fe que, teniendo que administrar la extremaunción a un moribundo, tuvo la ocurrencia de atarse a los pies un par de tablones curvos que arrancó de una cuba de vino para deslizarse valle abajo.

  • Imprimir esta noticia
  • Enviar a un amigo
  • A-A+
  • Comentarios (1)

Para llegar a Saas Fee, la famosa estación invernal suiza, también conocida como 'la perla de los Alpes', hay que abandonar en Visp el raudo confort de los trenes suizos y continuar camino en el autobús del correo, de un color amarillo rabioso, pero tan solemne y puntual como cualquier otro medio de transporte de este país. Acercarse hasta al primoroso pueblo alpino por una carretera serpenteante entre boscosas laderas y angostos barrancos es como vivir un cuento de Navidad.

Todo el recorrido está salpicado de pueblecitos y chalets, con sus balcones de madera rebosantes de flores. En el pasado, los montañeses construían sus chalets de verano en las altas praderas, donde el ganado pastaba durante el estío. Utilizaban troncos planos de madera de no menos de quince o veinte centímetros de grosor. Casi sin puntas, los machihembraban entre sí y cubrían el teecho con planchas de piedra o pizarra, de tal manera que la construcción aguantara sin deterioro los duros inviernos alpinos.

Aún resisten impertérritos en Saas Fee muchos chalets levantados hace cientos de años. Esta forma tradicional de construir se ha perpetuado y casi todas las casas tienen los mismos tejados y las mismas hechuras, lo que da al conjunto una armonía y belleza rara de encontrar en otra parte. Quizá por eso, a este pueblecito maravilloso se le conoce como 'la perla de los Alpes'.

Esquí en todas sus formas

Por eso, y porque está dominado por una corona de crestas nevadas, en la que destacan trece o catorce cumbres de más de cuatro mil metros. Cuando se contempla el pueblo desde la altura del glaciar, parece una perla descansando sobre las verdes camperas donde convergen los valles y pliegues del gran circo de montañas que lo rodean.

Saas Fee es la cuna del esquí alpino. Se dice que fue un monje llamado Imseng quien, teniendo que administrar la extremaunción a un moribundo en pleno invierno, tuvo la ocurrencia de atarse a los pies un par de tablones curvos que arrancó de una cuba de vino para deslizarse valle abajo. Esto ocurrió en pleno siglo diecinueve. Desde entonces, las cosas han evolucionado mucho, pero el buen monje ha pasado a la historia como el pionero del esquí y el ayuntamiento de Saas Fee le ha erigido un monumento en una de las más recoletas plazas del pueblo. Por aquel entonces, Saas Feee era poco más que una serie de apriscos estivales para el ganado. Pocos se aventuraban a capear allí el crudo invierno.

En la actualidad, sin embargo, el invierno es la época que atrae a más visitantes y la fuente de toda prosperidad. El esquí en todas sus formas, la impresionante belleza del paisaje, el espíritu ecológico que impide la circulación de vehículos a motor e impone el silencio a las diez de la noche, además de un cierto estilo new age que ha llevado a muchos meditadores y amantes del cuidado del cuerpo a establecerse permanentemente allí, han hecho de este minúsculo pueblo alpino, de poco más de mil quinientos habitantes, una estación invernal de primer orden en el concierto mundial.

La 'Perla de los Alpes'es un lugar muy especial, en el que todo el mundo es alguien, y la salud y la calidad de vida están por encima de todo. Allí se vive en permanente contacto con una naturaleza privilegiada y las cosas parecen fáciles, bellas y confortables.

1 » Comentario ¿Quieres comentar? Entra o regístrate

  1. sevillano_puro 24.ene.2013 | 14:55

    #1

    Preciosa localidad, junto a Zermatt y el monte Cervino. De las zonas más bonitas de los Alpes. Encontré un hotelito en este comparador de hoteles http://bit.ly/10BVchR ,y voy para allá el mes que viene.

Queremos saber tu opinión
Usuario registrado
Recordadme en este ordenador
Recuperar contraseña »
¿Eres un usuario nuevo? Regístrate