Pequeña gran Colonia del Sacramento

Es uruguaya, pero está a tiro de piedra de Buenos Aires. Sus calles conservan la elegancia de antaño, aunque sus adoquines desaconsejan pasearlas con zapatos de tacón. Esta ciudad Patrimonio de la Humanidad es un secreto a voces.

  • Imprimir esta noticia
  • Enviar a un amigo
  • A-A+
  • Comentarios (4)

Las tierras al oeste de Montevideo son en muchos sentidos el verdadero Uruguay, pequeños pueblos ribereños separados por grandes extensiones de pampa y campos de trigo. Como Colonia del Sacramento, que poco tiene de pueblo pero mucho de auténtico. Y es que esta ciudad uruguaya situada en el extremo más meridional del país presume de refriegas históricas, edificios con abolengo y un buen puñado de hoteles y restaurantes de contrastado savoir-faire.

Su Historia es dilatada (para lo que es habitual en estas latitudes) y tumultuosa (como era habitual en estas latitudes). Comenzó a principios del siglo XVI cuando llegaron a las costas del Río de la Plata, ese río-mar en constante movimiento, los primeros navegantes europeos en busca de las rutas que los llevaran al Pacífico. Los portugueses, más avispados, decidieron establecerse aquí para pasar mercancías de contrabando a través del río hasta Buenos Aires. Y entonces comenzaron las disputas con los españoles y posteriormente con los piratas ingleses, franceses y holandeses, que pretendían hacerse con los cargamentos de plata del Potosí.

La herencia arquitectónica dejada por unos y otros le ha valido a su centro histórico, situado en una pequeña península, el título de Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Porque visitar Colonia del Sacramento es sumergirse en las luchas encarnizadas entre Portugal y España, los combates por la independencia y en la violenta irrupción de los piratas ingleses bajo el auspicio de la Corona británica.

Historia en cada esquina

El comienzo de la visita es la puerta de la Ciudadela o puerta de Campo (aquí todo tiene dos nombres, hay que acostumbrarse), frente a la plaza de 1811. Tras una robusta muralla fortificada arranca la calle de los Suspiros, peatonal y emblemática. En ella se conservan las casas más antiguas de la ciudad, de teja y estuco. Una de ellas es la Galería de arte De Los Suspiros (número 58). Además de atelier del pintor Fernando Fraga, la tienda es una suerte de casa-museo donde se puede curiosear y ver cómo era su estructura original.

La iglesia Matriz, del siglo XVII, es la más antigua de Uruguay

Pero en Colonia sobreviven otras edificaciones antiguas. En la confluencia de las calles San Pedro y San Francisco se levantan las ruinas del convento de San Francisco. Más adelante se encuentra la capilla de la Concepción. La Casa Rosada (o Casa Nacarello) en la calle Comercio es la típica construcción del rancho portugués, así como la Casa de la Familia Palacios, que alberga importantes fondos documentales de Colonia.

No muy lejos se encuentra la iglesia Matriz, la más antigua de Uruguay (1680). Tras ser devorada prácticamente en su totalidad por el fuego, fue reconstruida en el siglo XX por el español Tomás Toribio. Conserva la puerta y jambas del periodo portugués, con ladrillos y mampostería del proyecto original.

Excentricidades y 'delicatessen'

Uno de los hitos de Colonia es subir a lo más alto de su faro (1857) y contemplar las calles arboladas, que se despliegan a sus pies como un damero. Desde aquí la vista no alcanza a contemplar el proyecto turístico del argentino Nicolás Mihanovich.

Su plaza de toros permaneció abierta dos años y durante ese tiempo apenas acogió ocho corridas

Alejada del centro pero tremendamente pintoresca, la obra de este visionario de comienzos del siglo XX comprende un muelle, casino, hotel, frontón (la cancha más grande de Sudamérica), usina eléctrica y una imponente plaza de toros. Esta última, un circo romano de estilo morisco, tuvo un éxito efímero. Apenas permaneció abierta dos años (Uruguay fue uno de los primeros países que abolió los espectáculos taurinos) y durante ese tiempo apenas acogió ocho corridas.

Toda visita a Colonia está incompleta si uno no se sienta a su mesa. La marcada influencia suiza y piamontesa en las comunidades al este de Colonia se ha traducido en un amplio surtido de quesos y dulces de tradición europea. Así que ambos tienen reconocimiento y presencia en las cartas de restaurantes como El Buen Suspiro, El Drugstore o Lentas Maravillas.

4 » Comentarios ¿Quieres comentar? Entra o regístrate

  1. FParres 29.ene.2013 | 19:33

    #1

    Me pareció muy pequeña la parte historica de la ciudad de Sacramento, ya que estaba en Montevideo fuí en autobús, 2 horas, la historia del lugar es impresionante, el lugar bonito, pero pequeñito, pongamos 10 manzanas.

  2. Javier Ruescas JR-Madrid 30.ene.2013 | 14:04

    #2

    Parece increible. En todo el artículo no hay ni una sóla referencia a la colonización española de Uruguay o Argentina. El hecho histórico parece esquivarse una y otra vez a lo largo del artículo: "Sus calles conservan la elegancia de antaño" ¿De qué antaño? De la época colonial, suponemos. "Su historia... comenzó a principios del siglo XVI cuando llegaron a las costas del Río de la Plata los primeros navegantes europeos". ¿Qué europeos? Se referirá a los navegantes españoles. ¿Quizá la expedición de Díaz de Solis de 1516? "Y entonces comenzaron las disputas con los españoles" ¿Con los españoles? Pero si no se ha dignado a hablar de ellos. Ni a explicar que fundaron Buenos Aires en 1536, ni que establecieron el Virreinato del Río de la Plata allí en 1776. ¿Es que aparecieron por generación espontánea? Haga usted el favor de contarnos la historia de Sacramento y de Buenos Aires como fue, sin esquivar la colonización española. ¿O es que tenemos alergia a hablar de nuestra Hisoria?

  3. Alberto Pintos Lareo titopintos 25.feb.2013 | 13:46

    #3

    Breve Reseña histórica Es la Antigua Colonia del Sacramento; su historia y tradiciones, nos revelan testimonios de su legendario pasado con luchas, intrigas, odios y amores vividos en los 333 años transcurridos a la fecha. Llamada " Manzana de la Discordia"(Por continua lucha y lo pequeño del lugar), ¿La Ciudad de la Pluma y de la Espada¿ (Portugal siempre utilizó los tratados diplomáticos y España recurrió a la guerra para expulsar a los rivales) a o para muchos, ¿Madre de Ciudades¿(Varias ciudades de Uruguay, Brasil y Argentina deben su origen y desarrollo a la disputa generada por Colonia). Fue motivo de sangrientas luchas entre las Coronas de Portugal y España, en los siglos XVII y XVIII, junto a Inglaterra, Francia y Holanda, lo que para otros la convierte en ¿el Gibraltar del Río de la Plata¿.

  4. jmal59 01.mar.2013 | 12:18

    #4

    #2 Totalmente de acuerdo

Queremos saber tu opinión
Usuario registrado
Recordadme en este ordenador
Recuperar contraseña »
¿Eres un usuario nuevo? Regístrate