Con la muerte en los talones

Vista general de Fjällbacka, idílica -en apariencia- localidad donde transcurren las novelas de Läckberg.
Vista general de Fjällbacka, idílica -en apariencia- localidad donde transcurren las novelas de Läckberg.

Con la muerte en los talones

La Fjällbacka de Camilla Läckberg

Aunque las novelas de Läckberg transcurren por todo el distrito de Bohusländ, su principal punto de referencia es Fjällbacka, su pueblo natal, un puerto de apenas novecientos habitantes que parece salido de un cuento de hadas, a medio camino entre Gotemburgo y Oslo.

  • Imprimir esta noticia
  • Enviar a un amigo
  • A-A+
  • Comentarios (3)

¿Cómo puede ser que en un lugar tan idílico, con casas inmaculadamente blancas apenas salpicadas de algunos puntos rojos, hayan ocurrido tantos asesinatos? Si se tiene la suerte de tener como guía a Torbjorn, excomisario en jefe de la policía de todo el distrito, se obtiene una respuesta absolutamente fidedigna. Que él recuerde, nunca ha ocurrido nada verdaderamente horrible en la zona, salvo en la imaginación de Camilla Läckberg a quien conoce prácticamente desde que nació. Eso sí, el mar se ha llevado antes de tiempo más de una vida.

Hay algunas localizaciones en las novelas sobre las que no cabe ninguna duda, comenzando por la iglesia, de finales del siglo XIX que sigue siendo el edificio más carismático de Fjällbacka. Allí ocurre algún episodio oscuro pero sobre todo se recuerda por ser el lugar donde se casan los protagonistas. Muy cerca está el cementerio que esconde el desenlace de Las Huellas Imborrables. Tampoco da lugar a confusión la plaza Ingrid Bergman donde se encuentra un busto dedicado a la actriz apoyado en un trozo de granito procedente de Dannholmen, una minúscula isla en el entorno donde pasó largas temporadas entre 1957 y 1982.

En recuerdo de Ingrid Bergman.

En la misma plaza se puede comprar un montón de cosas curiosas en el colmado de Järnboden y alojarse en el hotel restaurante Bryggan. En este último se ofrece un paquete completo que incluye una cena inspirada en algunas de las recetas que se han inventado Camilla Läckberg y su amigo, el famoso cocinero Christian Hellberg que también es originario de esta parte de Suecia. Otro hotel que también aparece en los relatos es el Stora Hotellet que se encuentra justo detrás de la plaza camino de la biblioteca donde Erica, la protagonista, se documenta para ayudar a su marido, Patrick, en sus investigaciones.

Escenario de las novelas

Tampoco ofrece ningún problema identificar Kungsklyftan, la garganta que atraviesa Vetteberget, una impresionante mole de granito en medio del pueblo donde un niño encuentra los restos de tres mujeres asesinadas en la segunda novela de la serie. Desde la cima de esta gigantesca piedra se domina toda la zona y es un buen sitio para seguir identificando los principales escenarios de las novelas. Se ve claramente la amplitud del archipiélago que rodea el pueblo donde ocurren tantas cosas en las novelas y no siempre relacionadas con crímenes. Se descubre hasta qué punto Erica puede disfrutar de ese mar de islas un día soleado de verano.

Vista del archipiélago.

En la lejanía también se adivina otro archipiélago, el de las Väderöarnas. Se trata del territorio más occidental de Suecia, un lugar inhóspito y misterioso donde es posible alojarse en la antigua vivienda de los pilotos del semáforo que controlaba el paso de barcos por la zona.

Por otra parte, como cuenta Torbjorn, la situación se ha complicado mucho desde que se han comenzado a rodar varias películas basadas en las novelas, además de una serie televisiva inspirada en los personajes aunque sin relación directa con éstas. Por razones prácticas se han tergiversado muchos de los escenarios. Así por ejemplo, la casa de Erica y Patrick que podría identificarse con una de las más atractivas camino del barrio de Sälvik se ha sustituido por otra mucho más pintoresca en pleno centro, bajo la iglesia.

El barco de Dan

Para la casa de La Princesa de Hielo hay varias candidatas posibles. El muelle donde tiene su barco Dan, el exnovio de Erica, podría ser el de Mörhult en el extremo norte de la población. Desde allí salen varios de los pescadores, alteregos del mismo Dan, que ofrecen safaris marisqueros, una de las actividades más populares entre los muchos visitantes que llegan en peregrinación. También se puede jugar al golf en el campo de Fjällbacka donde suele hacerlo Gösta, el policía más vago de la comisaría.

Cafe del Bryggan,

El puesto de policía en Tanumshede, la población más importante de la zona, donde en las novelas trabaja Patrick, Gösta y otros muchos personajes no existe en realidad como tal, aunque en el puesto de bomberos de este pueblo sin demasiado interés, la policía local cuenta con dos habitaciones. La comisaría más cercana se encuentra en Strömstad, ya cerca de la frontera con Noruega. También otra más al sur, en Udevalla, que sí aparece en las novelas, al encontrarse allí el instituto anatómico forense.

También vale la pena acercarse a Grebbestad, otro puerto muy pintoresco famoso por la calidad de sus ostras que aparece en Los gritos del pasado. Cada uno de los puertecitos del entorno está especializado en la pesca de un producto determinado. Así, en Lysekil se cultivan mejillones, langostas en en Smögen y Fjälbaccka es sobre todo conocida por sus cigalas. Al final, lo que puede haber empezado como una pesquisa policiaco-literaria se puede transformar en una experiencia gastronómica.

3 » Comentarios ¿Quieres comentar? Entra o regístrate

  1. ElQuEtRiNa 05.nov.2012 | 11:24

    #1

    Bonito viaje entre esas dos ciudades... tuvimos la suerte de hacerlo no hace mucho. Muy recomendable...

  2. kassandra 05.nov.2012 | 12:59

    #2

    Acabo de terminarme este "finde" el último de ella: La sombra de la sirena, y la verdad es que esta escritora me tiene "enganchadísiima". Me leo todos sus libros "en cero coma" como dice mi hija adolescente, perdón, traduzco: en nada....No puedo dormir, ni cocinar, ni comer, ni siquiera cosas mucho más sugerentes hasta que no acabo la última pásgina de sus libros. Jamás pensé en visitar Suecia, demasiado frío para una latina como yo, ni mucho menos estos pueblecitos, pero ahora he cambiado de idea, y pienso ir en cuanto mi maltrecho cerdito se reponga un poco...Así que el Ministerio de Turismo Sueco, y más todavía el Ayuntamiento de su pueblo, le pueden estar poniendo una calle o varias a esta señora....Encima al estar viva, Dios quiera que por muchos años, no le pasa lo que a su paisano, el malogrado Sr. Larsson, que aunque ha tenido mucho, mucho éxito, no podrá el pobre seguir produciendo best sellers como churros, lo que me parece a mí que "La Läckberg" sí.......

  3. happyta29 05.nov.2012 | 23:03

    #3

    Estoy de acuerdo con el comentario de la 2, pero he de decirle que hay libros, no traducidos al español, de la autora, yo me leí hace unos meses Cyanure. De paso, aprovecho para felicitar a quien haya tenido esta magnífica idea de hablarnos de viajes y si lo relacionan con autores, mejor todavia-en este caso me encanta la autora. Lo que sugeriría, si puede ser, que al mencionar los restaurantes nos digan qué es lo típico en cuanto a la gastronomía en el país, en esa región, ciudad... o lo que sea, por saber qué comen nuestros vecinos-una curiosidad que tengo y por si voy a alguno de esos sitios, saber qué debería no dejar escapar-a precio módico, a ver si ahora me recomiendan caviar y la hemos pifiado. Saludos

Queremos saber tu opinión
Usuario registrado
Recordadme en este ordenador
Recuperar contraseña »
¿Eres un usuario nuevo? Regístrate