Andalucía por descubrir

La Sierra de Cazorla, Segura y Las Villas es el pulmón verde más grande del país.
La Sierra de Cazorla, Segura y Las Villas es el pulmón verde más grande del país.

Andalucía por descubrir

Cazorla, sierra viva e infinita

El parque natural más extenso de España sigue siendo un vergel en agosto. Pese a la ausencia de lluvias, el recién nacido río Guadalquivir baja limpio y caudaloso por este oasis de la provincia de Jaén.

  • Imprimir esta noticia
  • Enviar a un amigo
  • A-A+
  • Comentarios (4)

Hay un lugar en el interior de Andalucía donde el agua sigue brotando y los arroyos bajan limpios y cristalinos. Es un paraíso interior, donde las temperaturas distan mucho del calor sofocante de las campiñas y los valles que descienden hasta el Guadalquivir, donde las noches son plácidas y estrelladas y la diversión está garantizada gracias a un sinfín de actividades relacionadas con el turismo activo, deportivo y de riesgo.

Es la Sierra de Cazorla, Segura y Las Villas, el mayor espacio natural protegido de España, el pulmón verde más grande del país, una de sus masas forestales más valiosas, escenario de paisajes donde aún es posible escuchar el eco y contemplar en libertad a decenas de animales que cautivaron a Félix Rodríguez de la Fuente, su principal divulgador y conservador.

La Torre del Vinagre

Panorámica de la sierra.

Cazorla es una sierra colosal e infinita. Sus otras hermanas, Segura y las Villas, atesoran similares encantos, parecidos valores, calcados paisajes. Sin embargo, la historia, la costumbre y sus gentes se han empeñado en pontificar Cazorla como el verdadero santuario de los más insignes valores ambientales. Argumentos no faltan: en la sierra jiennense reside el equilibrio de la naturaleza, es la morada perfecta para la fauna más diversa, el abrigo reparador para flores, plantas y árboles de altas copas. Quizá su valor más tangible resida en que un lugar con principios parecidos al de los grandes parques nacionales del norte abra sus puertas, paradójicamente, en el corazón del sur.

No hay arroyo, fuente o regato donde el agua deje de manar en este idílico enclave.

El parque lo forman 23 municipios de Jaén. Este espacio natural es el más extenso de España y el segundo de Europa. Sus 214.000 hectáreas de perímetro protegido se sitúan al este de la provincia y se adentran en tierras de Albacete y Granada a través de las sierras de Alcaraz y Castril. El centro de visitantes más importante recibe el nombre de Torre del Vinagre y está a los pies del embalse del Tranco, un pequeño mar interior que recoge las aguas del recién nacido Guadalquivir.

El centro de información e interpretación acoge numerosas salas temáticas donde se explican las riquezas botánicas y faunísticas del lugar, exaltado en su día por Félix Rodríguez de la Fuente en El hombre y la tierra. La Torre del Vinagre posee también un museo de caza con trofeos cinegético de primer nivel. A los pies del centro discurre el Guadalquivir. Tras salvar un puente, se alcanza la piscifactoría donde se crían colonias de truchas asalmonadas y, metros más allá, preámbulo de un cerrado valle, las cascadas del río Borosa. Siguiendo este sendero se llega al arroyo de las Truchas, uno de los lugares más pintorescos del parque.

La luminosidad de la mañana

El Guadalquivir invita al deporte.

Estos días de agosto, pese a la ausencia prolongada de lluvias, hay un estallido de aromas, de olores y sensaciones visuales. El viajero trepa hasta el puerto de las Palomas y se deja caer hasta la suavidad del valle del Guadalquivir. A su paso descubre un tratado de excéntrica botánica. Los olivos muestran la desnudez de sus flores mínimas. Los pinos que rodean el entorno de la sierra han crecido con respecto al último invierno.

En el valle medio hay encinas y alcornoques. Sus pies están salpicados de tomillo, romero y lentisco, que aromatizan los alrededores y atraen la atención de insectos, chillonas cigarras y mariposas. No hay arroyo, fuente o regato donde el agua deje de manar. En sus márgenes se multiplican los helechos y las jaras pringosas, cuyas hojas brillan bajo el sol del mediodía. La violeta de Cazorla, uno de los más extravagantes endemismos, alardea sus colores ante la ociosidad de otros narcisos y orquídeas que decoran el manto fértil de la sierra. Los pinos regalan una reparadora sombra y, a orillas del Guadalquivir, crecen las tiernas hojas de álamos negros y los chopos de altos vuelos.

4 » Comentarios ¿Quieres comentar? Entra o regístrate

  1. Anaviajera 23.ago.2012 | 11:17

    #1

    Qué bonita descripción, era como dar una paseo por esta maravillosa sierra, escuchar el agua corriendo por los arroyos y cascadas, el canto de los pájaros y oler el aroma de la mezcla de su vegetación. La bonita ruta del río Borosa es todo eso y más, es seguir un sendero en el que todo lo que encuentras ha de quedar reflejado en tu retina, porque es vivir un trocito de paraíso natural en Andalucía. ¡Gracias! http://www.fogg.es

  2. Javier11670 23.ago.2012 | 12:44

    #2

    Para llegar al Parque Natural,el camino mas facil al resto de la peninsula,por Valencia . Albacete direccion Jaen....y en Beas de Segura , Desvio al Parque Natural de las Sierras de Cazorla, Segura y las Villas. Paraiso Interior que merece la pena Visitar....por varios dias,por que es Grandisimo y muy extenso.

  3. castrilgranada 23.ago.2012 | 13:38

    #3

    Visita la Web de Castril en: www.castrilgranada.es Tambien en facebook : http://m.facebook.com/profile.php?v=feed&id=175000405871902

  4. Isabel Gutierrez Fernandez isagu 25.ago.2012 | 12:13

    #4

    Me encanta la naturaleza, en todos los tiempos y lugares...!

Queremos saber tu opinión
Usuario registrado
Recordadme en este ordenador
Recuperar contraseña »
¿Eres un usuario nuevo? Regístrate