Una de las habitaciones de La Morada del Unicornio, en el pueblo gerundense de Púbol.
Una de las habitaciones de La Morada del Unicornio, en el pueblo gerundense de Púbol.

Verano | Gentes!

Una escapada rural anti-estrés

Los hoteles en medio del campo se han sofisticado y ahora este tipo de turismo también incluye opciones para disfrutar de un spa, un buen masaje, una sesión de reiki, clases de yoga... Es lo que ofrecen estos alojamientos con encanto repartidos por toda España.

Llega el verano y el cuerpo y la mente piden huir del estrés y la monotonía. Y para recuperar fuerzas, qué mejor que una escapada rural que, además de transportarnos a un entorno donde todo discurre de manera más lenta, sea un refugio para los sentidos. ¿Le apetece desconectar? Escapada rural se encarga.

Kinedomus, Aranda de Duero (Burgos)

Fachada de Kinedomus.

A las afueras de Aranda de Duero (Burgos) se encuentra esta casa rural que no ofrece un alojamiento, sino un concepto: Kinedoums Bienestar. Kine viene del griego movimiento y domus del latín casa. Así, en pocas palabras, se entiende que durante la estancia no hay momentos para el aburrimiento, pero sí para el relax. Y es que Kinedomus Bienestar es un wellness center donde el día empieza con un desayuno a orillas del Duero y sigue con una visita al spa, disponible de 11 a 22 horas. El lugar también dispone de tratamientos de vinoterapia y un pequeño gimnasio con clases de spining, pilates, cardio... ¿Algo más? Sesiones de Balnoterapia, incluyendo experiencias como la cromoterapia y la ducha Vichy.

El Camino, Candeleda (Ávila)

Su lema es «Déjese mimar por una atención personal esmerada y por un lugar privilegiado». Ante eso, ¿quién no se rinde a una estancia en el Centro de turismo rural El Camino. Este pequeño hotel, con capacidad para 16 personas, se encuentra en el macizo central sur de Gredos, en Candeleda (Ávila). Su grandeza reside en los 30.000 m2 que lo rodean y en su entorno, donde la naturaleza es aún salvaje. En un lugar así es donde el alojamiento propone actividades enfocadas al bienestar y la recuperación de energías como acupuntura, hidromasaje, sauna, destilados de plantas... Además, ofrece orientación dietética para adquirir hábitos alimenticios saludables.

Torre de Los Isla, Berlanga (Cantabria)

Zona 'wellness' del hotel.

En pleno corazón de Cantabria se alza la Torre de los Isla, un edificio de mediados del siglo XVII que combina el encanto de lo antiguo con la funcionalidad de lo moderno. La localidad donde se encuentra se llama Beranga, nombre que procede del latín veranicam y quiere decir lugar de pasto primaveral. La Torre de los Isla cuenta con 14 habitaciones, bautizadas con distintos nombres y decoradas para sorprender a los huéspedes. Todas están equipadas, por ejemplo, con baño con cabina de hidromasaje. Además, este alojamiento dispone de una zona wellness en la que se puede disfrutar de la piscina de chorros y el jacuzzi.

La Calma, Ribadesella (Asturias)

La Calma es un alojamiento rural con encanto y un Centro Wellness en pleno Ribadesella, Asturias. Esta casa de aldea tradicional ostenta la máxima clasificación en turismo rural del Principado (los tres trisqueles). Sus habitaciones tienen unas hermosas vistas al paisaje asturiano y allí podrá, además de disfrutar de un hotel con encanto, mimarse en el Centro Wellness, donde hay una gran variedad de tratamientos para conseguir esa ansiada desconexión. Elija: masajes (quiromasaje, deportivos o la reflexología. Por otro lado, el Centro ofrece a sus huéspedes la opción de hacer cursos de reiki, meditación y yoga.

Las Moradas del Unicornio, Púbol (Gerona)

Jardín del hotel-boutique.

Acercarse a Las Moradas del Unicornio es adentrarse en la historia de ese ser mitológico. Este exclusivo hotel boutique se localiza en Púbol, el pueblo que preside el castillo Gala-Dalí, donde la eterna musa del pintor reposa en la cripta de su casa-museo. Desde este rincón del Baix Empordà es fácil disfrutar de los atardeceres de la Costa Brava para luego regresar a un lugar inspirado en la figura del unicornio, símbolo del amor cortés en la Edad Media. Sus dueños han decorado cada habitación en torno a esta figura. Como resultado, la energía fluye por las instalaciones y en cada rincón se respira paz, sobre todo en su inmensa biblioteca, con más de 4.000 libros, y en el cenador para momentos especiales. Además, la casa dispone de un atrio-altillo para celebrar reuniones y conferencias.

Spa rural Ars Vivendi, Segurilla (Toledo)

A sólo una hora de Madrid está el spa rural Ars Vivendi. Moderno y acogedor, este alojamiento de Segurilla, en la Sierra de San Vicente (Toledo), está pensado para quienes necesiten combinar la tranquilidad del campo con las comodidades de un hotel rural de alta gama. Hay que añadir el entorno, que permite actividades como la observación de aves, el senderismo, la caza o la pesca. El hotel cuenta con nueve habitaciones dobles, cada con un estilo (contemporánea, moderna, renacentista, ilustrada, romántica, clásica, posmoderna y surrealista). Además, Ars Vivendi propone varios formatos de experiencias: desde un recibimiento en la habitación con cava y la bañera lista con sales de aromaterapia a un circuito termal con el uso de spa en exclusiva, sesiones de chocoterapia o una cena en el porche acristalado con vistas al jardín. También organizan estancias personalizadas.

| Más información en www.escapadarural.com.