Europa insular

En Hvar con Audrey Hepburn

No debe ser casualidad que entre el medio centenar de islas habitadas de la costa croata, Hvar haya sido casi siempre la favorita de todos los extranjeros que se han interesado por el Adriático.

  • Imprimir esta noticia
  • Enviar a un amigo
  • A-A+
  • Comentarios (3)

Una de las últimas en caer bajo el hechizo de Hvar ha sido Beyoncé, que ha querido inmortalizar su paso por ella, llamando a su hija Ivy Blue, tras descubrir esta extraña planta en uno de sus paseos, como se puede ver en un ya famoso video que rodó durante su estancia, el verano pasado. Pero mucho antes fueron los ilirios, los griegos, los bizantinos o los venecianos que de una u otra forma, han dejado su huella en la capital de la isla.

El secreto de su éxito podría justificarse por su posición estratégica. Sólo hay que mirar un mapa para comprobar su situación a poca distancia de la costa y de una ciudad tan importante como Split, pero también a medio camino entre Venecia y los límites meridionales del Adriático. Pero sólo hay que acercarse a ella para comprender que la verdadera razón sólo puede ser su arrolladora belleza. Sobre todo en lo que respecta a la zona donde se encuentra la capital que lleva su nombre. En un primer momento cuesta incluso creer que sea real.

Nada desentona en este anfiteatro natural de casas color crema, torreones y cipreses

Ningún lugar puede ser tan perfecto. Coronado por un castillo que por su nombre, La Espanjola, demuestra que nuestros antepasados le echaron algo más de un ojo, Hvar cubre por completo un anfiteatro natural con sus casas construidas con una piedra caliza de color crema, cubiertas de tejas rojas, salpicadas por algunas torres de iglesia rodeadas de cipreses. Nada desentona. En la parte baja se abre una inmensa plaza en forma de salón con un suelo de un blanco radiante que da la bienvenida a los recién llegados y al mismo tiempo constituye su espacio más emblemático y privilegiado.

Joyas arquitectónicas

A su alrededor se descubren muchos de sus edificios más significativos. Por ejemplo, el antiguo Palacio Ducal de los venecianos que en 1869 se convertiría en un gran hotel dedicado a la Emperatriz Isabel 'Sissi', la primera gran benefactora de la Sociedad Higiénica de Hvar, creada un año antes y que para muchos expertos constituye el primer proyecto europeo de promoción turística desde un punto de vista moderno.

También la Catedral, el Arsenal -donde se guardaba la galera que protegía la ciudad y que por cierto tuvo un papel importante en la batalla de Lepanto-, y el Teatro, cuyos orígenes se pierden en el S. XIV aunque su actual apariencia es del S.XVII. A un lado de la plaza vivían los nobles y al otro, los plebeyos. Pero lo que se puede ver hoy en día tampoco había mucha diferencia entre unas casas y otras. Quizás las primeras eran algo más sofisticadas aunque no cabe duda que ambas comunidades tenían un alto nivel de vida.

Con su espléndida escenografía, Hvar es hoy el lugar más sofisticado de la costa

Hoy en día esta espléndida escenografía sirve como telón de fondo para el lugar más sofisticado de la costa croata. Aquí se encuentran los bares y restaurantes más exclusivos, una colección de hoteles de lujo impecable al servicio de esa clientela que busca lo máximo. En el Riva Yacht Harbour incluso se puede dormir en compañía de Audrey Hepburn mientras se controla desde la ventana la llegada de los últimos yates.

Inusitado paraíso

Pero si algo caracteriza a Hvar y que la hace realmente única, es estar rodeada del que posiblemente sea el archipiélago más espectacular de toda esta costa. Sólo el de Kornati es comparable pero no ofrece las posibilidades de estas islas mal llamadas del Infierno. En realidad su nombre, Pakleni proviene de una resina de uno de los arbustos que crece en ella. Aquí no sólo sirven de protección natural sino que se transforman en una extensión privilegiada del propio Hvar.

Cada uno va a encontrar su isla favorita, incluso su cala soñada. Por muy lleno de barcos y turistas que esté la zona siempre se va a encontrar un rincón solitario donde bañarse en un agua absolutamente cristalina entre esta cadena de islas que se prolonga a lo largo de 10km. Y en casi todas ellas hay un chiringuito o incluso un restaurante de cierto nivel, además de bares que por las noches se llenan de luces y música. Moverse de un lado a otro no puede ser más fácil. Lo ideal es tener barco propio aunque sea alquilado durante una semana pero hay otras muchas más posibilidades.

Hvar está rodeada del archipiélago más espectacular de toda Croacia

Nadie puede negar que Hvar atrae a ricos y famosos subiendo el precio de sus hoteles y restaurantes pero también es posible alojarse en una casa particular que admita huéspedes o en un apartamento. Y para quien prefiera vivir alejado del mundanal ruido dentro de este inusitado paraíso, la isla tiene una extensión de 68km aunque sólo un ancho de 11km con montones de oportunidades donde disfrutar de un campo que en verano se llena de lavanda.

Hay media docena de pueblecitos y otros tres puertos donde recalan los catamaranes y ferris y donde casi cada casa ofrece una habitación. La palabra mágica es sobe, que significa la posibilidad de alojamiento. Desde ellas se puede explorar la isla en profundidad pero también seguir descubriendo este alucinante mar de islas que es la costa croata.

3 » Comentarios ¿Quieres comentar? Entra o regístrate

  1. JETAS 09.jul.2012 | 10:50

    #1

    Estuve en abril, y tengo que decir que es una maravilla, visitamos otras islas y ciudades, pero Hvar era de cuento, lo malo es que de julio a septiembre esta llenísimo de turismo y hace verdaderamente mucho calor, por lo demás añadir que me pude bañar en las aguas del puerto, el agua era cristalina. El pueblo está impecable, limpio, los jardines cuidados, las cafeterías ya las quisiera ver yo en mi ciudad, el mercado menudo y popular, las calles limpias y acicaladas, en fin para irse allí a vivir.

  2. Anaviajera 09.jul.2012 | 12:41

    #2

    ¡Hola! Yo no he estado allí, aunque me encantaría. El verano pasado sí que estuve en Eslovenia, en el pueblo de Pirán. Precioso lugar también bañado por el Adriático, en la misma costa que Hvar pero sin embargo, esta joya del Adriático no presentaba masificación de turistas, al contrario, era un sitio más bien tranquilo y con atardeceres indescriptibles. Allí me alojé en un encantador hotel frente al puerto y fue bastante económico para ser pleno julio. Os recomendaría una web de hoteles para ir a Hvar en la cual seguro encontráis el hotel idóneo según vuestras necesidades. La web es www.fogg.es y es realmente útil. Me ha encantado este artículo de Hvar y seguro que es destino seguro para mis próximas vacaciones. ¡Muchas gracias! Un saludo

  3. KLASS 09.jul.2012 | 18:21

    #3

    Magnífica isla Hvar, si señor...pero me sigo quedando con nuestra Formentera.

Queremos saber tu opinión
Usuario registrado
Recordadme en este ordenador
Recuperar contraseña »
¿Eres un usuario nuevo? Regístrate