En Tren

El expreso
de los Alpes

Hay que buscar mucho para encontrar una forma mejor de gastarte 10 euros en un viaje por Europa. Esta cantidad es el suplemento que hay que abonar por tomar asiento en un vagón panorámico del Bernina Express, uno de los trayectos en tren más interesantes del mundo.

  • Imprimir esta noticia
  • Enviar a un amigo
  • A-A+
  • Comentarios (9)

Los amplios ventanales que se curvan hasta formar un techo abovedado sobre nuestras cabezas crean la curiosa sensación de que no hay apenas barreras entre el ojo del viajero y ese territorio agreste que permanece completamente blanco hasta bien entrada la primavera. El Bernina Expres, que cruza los Alpes de norte a sur, es uno de esos viajes que se hacen por el placer de abandonar la mirada en el paisaje un par de horas y gozarlo. Un hecho aparentemente sencillo que en la sociedad de las pantallas y de la realidad virtual adquiere un curioso matiz ligeramente decadente. Pero si la TV se ha convertido en una especie de «chicle para los ojos», como decía Frank Lloyd Wright, mirar a través de este amplio ventanal es bocata di cardinale para una vista que se pierde en el paisaje inmóvil de la Alta Engadina.

El trayecto comienza en Chur, la ciudad más antigua de Suiza, situada a unos 100 kilómetros de Zúrich. Es casi imposible traerse una anécdota que ponga en jaque el tópico de la exactitud suiza. Esta precisión, este cuidado casi obsesivo por el detalle y el hacer minucioso se aprecia no tanto en la extraordinaria puntualidad del tren en cada una de sus nueve paradas como en su magistral trazado de alta montaña.

El convoy atraviesa 55 túneles, cruza 196 puentes con pilares de hasta 65 metros de altura y supera sin tracción por cremallera desniveles que llegan hasta el 7%. El 30% de su vía se encuentra a 1.500 metros de altitud, en el valle habitado más alto de Europa y algunos de sus tramos parecen como suspendidos en el vacío. Pero quizá lo más asombroso es pensar que todo esto se construyó hace algo más de cien años, todo un hito del periodo clásico de la historia del ferrocarril.

El tren caperucita

Semejante alarde técnico y la forma en que el trazado respeta e integra el extraordinario paisaje de los Grisones y la Valtelina le han valido al Bernina Express el título de la UNESCO más cotizado. El trenecito rojo de los Alpes suizos se convirtió en 2008 en la tercera línea férrea del mundo que forma parte del Patrimonio Mundial de la Humanidad, tras el Semmeringbahn de Austria y el Tren del Himalaya a Darjeeling en India.

El Bernina parece una culebra roja que hubiera caído en medio de la nieve

En lo más duro del invierno, el tren serpentea este paisaje alpino completamente blanco y sorprendentemente soleado. La estampa es inusual: el Bernina parece una culebra roja que hubiera caído en medio de la nieve desde un extraño planeta, igual que el Principio cayó de no se sabe donde en plena arena del desierto. Si se viaja en los vagones de cola se aprecia mejor este serpenteo en los tramos con más curvas, como en la zona de Thusis, donde los vagones parecen abrazar las montañas.

En los trayectos de los túneles todo cambia, y desde los últimos vagones es impresionante observar cómo la locomotora desaparece como engullida por las paredes verticales de las montañas. El tren es tan rojo y pequeño que es inevitable pensar en el cuento: el tren caperucita y las fauces de piedra. «Para comerte mejor», parecen decir estos oscuros agujeros excavados en las montañas.

Combinación de mundos soñados

La línea combina, pues, largos viaductos y túneles y perforaciones en las montañas, dos técnicas bien diferentes que se mezclan en un paisaje salpicado de glaciares, jardines alpinos, ruinas de fortalezas medievales, abadías, torrentes de montaña y parte del cauce del río Inn. Su vía está divida en dos, la línea Albula que une Chur con Saint Moritz y la línea Bernina, entre esta ciudad suiza y la italiana de Tirano.

El tren sube hasta su punto más alto por el paso de Bernina (2.253 metros) antes de cruzar a Italia para llegar a su última parada a tan sólo 429 metros de altitud. Justo antes de atravesar la frontera, la máquina encara el célebre viaducto helicoidal de Brusio, que describe una circunferencia de casi 360 grados. Y es entonces donde el tren deja atrás los escenarios imaginados del Principito y Caperucita para meterse por unos instantes en el mundo de Alicia en el País de las Maravillas, donde parece imposible orientarse o saber qué dirección tomar.

El Bernina Express, como la célebre obra de Lewis Carrol, es en el fondo una curiosa combinación de mundos soñados, matemáticas, relojes, abismos y aritméticas simplemente genial.

9 » Comentarios ¿Quieres comentar? Entra o regístrate

  1. casis 17.may.2012 | 09:52

    #1

    me ha encantado el reportaje, solo me falta hacerlo realidad. Muchas gracias por la información

  2. kukowild 17.may.2012 | 10:00

    #2

    La descripción tan bucólica y literaria que realiza Vicky del trazado del Bernina Expres, consigue que te entren ganas de salir cooriendo para Suiza con el objetivo de experimentar esas mismas sensaciones. Lo anoto en mi agenda de viajes inaplazables. Maravilloso!!!!!!!!!!!

  3. EVAMAR 17.may.2012 | 11:00

    #3

    Los trenes en Suiza son carísimos. Eso de poner a 10 euros.... es... . Suma y suma y suma ... y no sale por 10 euros. Que nadie piense que va a venir aquí y le va a salir un viaje idílico por los Alpes suizos por 10 euros. Suiza es carísima y hay que venir con los bolsillos llenos.

  4. Nikita_Yosike 17.may.2012 | 11:10

    #4

    Gracias Vicky por este descubrimiento y gracias @EVAMAR #3 por avisar de la realidad. En cualquier caso, convenzo a mi chico y ahorramos para ir. Vicky nos avisa de que los 10 euros son el suplemento para ir en ventana.

  5. pechblenda 17.may.2012 | 18:18

    #5

    ¿Como es posible que pongan un titular falso? El viaje en el Bernina Express desde Chur hasta Tirano cuesta 100 euros en 2ª clase. No engañen a la gente

  6. Valaisan 17.may.2012 | 18:22

    #6

    Los 10¤ (12 CHF) son sólo por la reserva del asiento, obligatoria. Los precios se pueden ver en el enlace siguiente: http://www.rhb.ch/Tarifs.1876.0.html?&L=3

  7. Neska46 17.may.2012 | 21:56

    #7

    #5 hay que ver como son ciertas personas. si hubiera leido integralmente el artículo, uhbiese visto que la periodista indica el precio íntegro. El precio del trayecto completo (Chur -Tirano) son 116 CHF ida y vuelta (96 euros) en 2º clase y el viaje dura 7 horas. Mejor no habrir la boca...que entran moscas. Un saludo desde Europa

  8. baligari 18.may.2012 | 02:06

    #8

    Si alguien tiene la curiosidad de saber algo acerca de Ark Sound, roja escultura sonora flotando en el lago de la primera imagen, dejo algunos enlaces: www.arksound.ch/ www.facebook.com/ark.sound La obra de arte sonora ARK, diseñada por el arquitecto y artista Daniele Ligari, fue lanzada en junio de 2010 sobre el agua de el Lago Bianco (paso de Bernina), donde fue admirada hasta el final de septiembre. El proyecto fue incluido en el programa de las celebraciones de "100 años de la Línea Bernina". Desde entonces la Arca de sonido comenzó sus andanzas entre la cuenca de montaña y continúa el su camino de agua dehacia el sur. La escultura monumental será siempre en busca de un cuerpo de agua en el que puedan salir en el futuro su luz mágica y revivir su belleza y reverberaciones.

  9. Voralpen 18.may.2012 | 14:28

    #9

    Suiza tiene un excelente sistema de pases para ferrocarril. Con un swiss pass de 4 dias puedes hacer el recorrido del Bernina Express sin pagar suplemento viajando en la parte delantera de la composición (automotor) tambien hay pases regionales que tambien son economicos. El precio para un swiss pass de 4 dias para 2 persona es de 200¤ y puedes viajar sin limite en todos los medios de transporte de Suiza, si vas en pareja o familia es mucho mas economico.

Queremos saber tu opinión
Usuario registrado
Recordadme en este ordenador
Recuperar contraseña »
¿Eres un usuario nuevo? Regístrate