Djerba

El jardín de las delicias de Túnez

Esta isla cantada por Homero conserva, tres mil años después, su carácter dulce y embriagador y sus particulares señas de identidad.

  • Imprimir esta noticia
  • Enviar a un amigo
  • A-A+
  • Comentarios (2)

Esta isla de poco más de quinientos kilómetros cuadrados en el golfo de Gabes (algo más pequeña que Ibiza), muy cerca de la costa de Libia, ha sido codiciada por todas las grandes potencias del Mediterráneo: desde los fenicios y los griegos a los aragoneses, malteses y turcos, pasando por los romanos, los vándalos y los bizantinos. Y todos han dejado en mayor o menor medida su huella, atraídos siempre por su posición estratégica, pero también por su fertilidad y por ese aire de jardín de las delicias que embriaga los sentidos: no se puede dar un paso sin verse rodeado de palmeras, olivos, almendros y jazmineros.

Sus gentes se aferran a su propia cultura y conservan su amor a la tierra y los trabajos artesanales

El primero en describirla fue Homero, quien la identificó en la Odisea como «la isla de los lotófagos». Una forma poética de justificar lo difícil que es dejar la isla después de haber disfrutado de sus bondades. Tres mil años después, Djerba sigue derrochando dulzura sin haber perdido sus particulares señas de identidad. Se sigue hablando de forma mayoritaria la lengua bereber y no el árabe. Sus gentes, ya sean de religión judía (todavía muy numerosos), ibaditas o cristianos, se aferran a su propia cultura, llevando con normalidad sus vestimentas tradicionales y conservando un amor a la tierra y a los trabajos artesanales que está desapareciendo en muchos otros puntos del Magreb.

Todavía el desarrollo turístico se concentra en una zona muy limitada, frente a las mejores playas, dejando el resto de la isla prácticamente intacta. Pero si hasta hace muy poco la única posibilidad de alojamiento con un nivel de comodidad adecuado eran los grandes hoteles enclavados en esa parte de Djerba, ahora se han multiplicado los hoteles con encanto desperdigados en antiguos Menzel o casas de campo, pero también en Dar tradicionales, en las poblaciones del interior. En realidad, el plan perfecto es combinar unos días en la playa -preferiblemente en el Hotel Radisson Blu comunicado directamente con la mayor playa virgen de la isla y muy cerca de la capital- con unos días en una de las casas de Erriadh convertidas en alojamientos singulares.

Alojamientos con encanto

Quien busque un servicio de hotel muy cuidado con un restaurante gastronómico en un ambiente tradicional, la mejor alternativa es Dar Diapha, que este año comienza una nueva época en manos de sus dueños, el matrimonio Allani. Ocupa varias casas de este precioso pueblo ofreciendo un laberinto de espacios asombrosos donde no faltan dos piscinas y multitud de rincones donde olvidarse del mundo exterior. Por otra parte, Dar Binine ofrece una experiencia más íntima pero al mismo tiempo llena de sorpresas gracias a la imaginación de su propietario, el arquitecto belga Gerard Gridelet. Otra opción es alquilar toda un casa (las hay a partir de dos habitaciones) como las que ha acondicionado Belinda Grootveld bajo su proyecto Safran.

Desde cualquiera de ellas se tiene la oportunidad de imbuirse por completo en la vida de la isla, descubriendo su particular arquitectura, su idiosincrasia y su pasión por los mercados. En ellos pervive una artesanía extraordinaria que se desarrolla sobre todo a través del mundo de la alfarería, los textiles, la cestería, sin olvidarse de la joyería.

2 » Comentarios ¿Quieres comentar? Entra o regístrate

  1. annaji1012 12.abr.2012 | 09:23

    #1

    Muchas gracias por descubrirnos esta maravillosa isla. Estuve en Tunez hace ya varios años y lamentablemente, no tuve tiempo para descubrirla. Me encanta cómo introduce el post con la referencia a Homero y la Odisea (me ha encantado el término de "isla de los lotófagos"), ya que soy una gran amante de la mitología. Prometo escaparme en breve y disfrutar de todas sus recomendaciones! http://viajocomprando.wordpress.com

  2. Amazigh Marruecos 28.oct.2013 | 14:20

    #2

    Pues os la recomendamos, un paraíso en el Mediterráneo. La mitología y la historia se dan cita en esta isla. Visita obligada si vas a Túnez. Si vienes a Marruecos te invitamos a hacerlo con nosotros somos unos viajeros a los que les gusta lo que hacen.

Queremos saber tu opinión
Usuario registrado
Recordadme en este ordenador
Recuperar contraseña »
¿Eres un usuario nuevo? Regístrate