Gran escapada

Abu Dhabi, de pueblo pesquero a metrópoli espacial

El más grande y acaudalado de los Emiratos Árabes Unidos no era más que un puerto con cabañas al sureste del Golfo Pérsico hasta que apareció el petróleo y todo cambió. Así (de futurista) es ahora y así será.

Hace unos 50 años que Abu Dhabi, el más grande y acaudalado de los siete Emiratos Árabes Unidos (EAU), no era más que un pueblo de pescadores y cabañas que vivía del comercio de perlas. Pero apareció el petróleo en 1958 (es uno de los mayores productores del mundo) y todo cambió. Éste es el resultado.

1. ¿Fin de los petrodólares?

Érase una vez un jeque precavido (Zayed bin Sultan al-Nahyan) que se dio cuenta de que los petrodólares no iban a ser eternos (dicen que dan para 100 años más como mucho) y decidió montar un referente cultural y arquitectónico en una isla en forma de T al sureste del Golfo Pérsico. Así, de la (casi) nada, el fundador de la federación de los Emiratos Árabes Unidos, logró atraer las miradas (y las inversiones) de medio planeta.

2. Del Louvre al Guggenheim

Lo de convertir a Abu Dhabi en referencia cultural de primer orden va en serio. Y la prueba está en la isla de Saadiyat, que albergará surcursales de los principales museos del mundo diseñados por los arquitectos más célebres. Ejemplos: Louvre (Jean Nouvel), British Museum (Norman Foster), Guggenheim (Frank Gehry), el Centro de Artes Escénicas (Zaha Hadid) y el Museo Marítimo (Tadao Ando). Se pueden ver las maquetas en el Centro de Exposiciones de Saadiyat.

3. Primera ciudad ecológica 100%

Los megaproyectos en el emirato siguen con Masdar, la primera ciudad del mundo sin emisiones de carbono y sin residuos, todavía en construcción y que prevé alcanzar los 50.000 habitantes en 2030. Ubicada a unos 30 kilómetros del aeropuerto de Abu Dhabi, sólo vive de energía solar y los coches que circulan por ella son eléctricos o funcionan sin conductor a través de líneas de imanes. Para más inri, ha sido diseñada por el gabinete de Norman Foster.

4. Capital Gate, más inclinada que Pisa

Hace apenas dos meses que la firma hotelera Hyatt plantó su huella con 189 habitaciones completamente diferentes entre las plantas 18 y 33 del edificio más inclinado del mundo: el Capital Gate (18 grados sobre el suelo), cuatro veces más que la mismísima Torre de Pisa. Así lo dice el Libro Guinness de los Récords. Repleto de suntuosas oficinas y de suites de lujo, el edificio está situado en el barrio de la Embajada. Otro dato: sólo se utilizaron 21.000 m2 de cristal para su fachada.

5. Yas Marina, con vistas a la Fórmula 1

¿Echa en falta algo en Abu Dhabi? ¿Quizá un Gran Premio de Fórmula 1 en el que se vean las caras Alonso, Vettel, Hamilton y compañía? Capricho cumplido. Por supuesto, no podía darse en un circuito cualquiera, sino en el de Yas Marina, en la isla de Yas, de 5,5 kilómetros y 21 perversísimas curvas. El cuadro lo compone el lujoso Yas Hotel, formado por más de 3.500 paneles de acero en forma de diamante e instalado literalmente en medio de las pistas.

6. Ferrari en estado puro

También en la isla de Yas está el parque temático Ferrari World, todo un paraíso en rojo para los adictos a la velocidad... y al lujo. Bajo sus 86.000 metros cuadrados caben shows en 3D, simuladores de monoplazas, escuelas de conducir infantiles, restaurantes temáticos... Y la montaña rusa más veloz del mundo (Formula Rossa), a razón de 240 km/h como tope. La vuelta inaugural la hicieron, en noviembre de 2010, Fernando Alonso y Felipe Massa, las estrellas de la escudería.

7. Joyas con solera

Como no de sólo bloques espaciales vive Abu Dhabi, aquí van dos joyas arquitectónicas con solera: la Gran Mezquita ideada por el sultán Zayed, el padre de los EAU, y el hotel de 5 estrellas, Emirates Palace. La primera alberga a 40.000 fieles, incluidos los no musulmanes, que tienen acceso. El hotel, por su parte, cuenta con una playa privada levantada con arena traída expresamente de Marruecos y Tailandia y con una máquina dispensadora de oro, a modo de cajero automático, en su interior.

8. El mejor diseño futurista

Acabamos con otra de las construcciones emblemáticas de Abu Dhabi, el HQ, una impactante mole cilíndrica que se llevó el premio al «mejor diseño futurista» del mundo hace unos años por la asociación The Building Exchange. Por algo es el primer edificio de oficinas con esa forma, llámase esférica, cilíndrica o de disco. Ubicado en la elegante zona de Al Raha Beach, ya puede alquilar la suya.