Es posible acercarse a un metro de los gorilas y sus familias.
Es posible acercarse a un metro de los gorilas y sus familias.

Uganda y Ruanda

Entre los gorilas de montaña

Recorremos estos dos países en una expedición en camión en busca de los gorilas de montaña, fórmula que nos permitirá llegar a los principales atractivos y entrar en contacto con las comunidades locales.

  • Imprimir esta noticia
  • Enviar a un amigo
  • A-A+
  • Comentarios (3)

Uganda y Ruanda forman parte de la historia trágica más reciente del continente africano, pisoteado por el colonialismo, las dictaduras y los genocidios. Pero hablamos también del África de los grandes exploradores victorianos que iban en busca de mitos como las fuentes del Nilo, de algunos de los mejores lugares para la observación de aves o de los admirados big five, los grandes mamíferos africanos. Y es, sobre todo, el África que le permitirá tener una de las mejores experiencias: visitar a los gorilas de montaña por los que Dian Fossey dio su vida.

1. Lago Kivu

Uganda y Ruanda están en la región de los Grandes Lagos, al oeste del valle del Rift. El de Kivu, frontera natural entre Ruanda y la República Democrática del Congo, está siendo explotado para extraer el abundante gas metano que se encuentra en las profundidades. Dos millones de personas viven ajenas al peligro que supone tal concentración de gas con el historial de actividad volcánica que registra el lago, en especial los chavales que llegan cada día hasta la playa de la localidad de Gisenyi para lucir palmito y hacer todo tipo de acrobacias.

2. Canal de Kazinga

Hipopótamo en Kazinga.

Este ancho brazo de agua que conecta los lagos Edward y George se encuentra dentro del Parque Nacional Queen Elizabeth. Las acacias y las euforbias crecen por todo el parque, el más variado del país en lo que a fauna se refiere. Unas barcazas realizan safaris fluviales por el canal, donde se concentra una de las mayores variedades de aves de todo el continente. Durante el recorrido es muy fácil ver cocodrilos, búfalos, elefantes y, sobre todo, hipopótamos. Alrededor del canal viven once comunidades de pescadores que, no obstante, tienen que pescar fuera de la zona protegida.

3. Gorilas de montaña

Los bosques altos de Ruanda (Parque Nacional de los Volcanes), Uganda (bosque de Bwindi) y la República Democrática del Congo (Virunga) son el último refugio de los gorilas de montaña. Una buena parte está declarada Reserva de la Biosfera. Los gorilas están en peligro de extinción debido a enfermedades y cacerías descontroladas cuando los conflictos están activos. La zoóloga Dian Fossey fue la encargada de dar a conocer al mundo esta especie que tiene tanto en común con nosotros. En Ruanda, el lugar de más fácil acceso, tienen monitorizados 17 grupos de gorilas, con un total de 386 individuos. A cada grupo de ocho personas le asignan una familia, formada generalmente por un silverback y su séquito de hembras con sus respectivos descendientes. En algunas ocasiones hay dos silverback en la manada, pero sólo uno de ellos ejerce de macho dominante. La ascensión se hace entre bosques de eucaliptos, bambú y ortigas, hasta llegar al lugar donde se encuentran. Dispondrá de una hora para estar junto a los gorilas, a apenas unos metros, comunicándote con ellos tras memorizar algunos sonidos. Obtener su respuesta, su mirada, es una de las mejores experiencias que se pueden vivir en África.

4. Fuentes del Nilo Blanco

Atardecer en el Nilo Blanco.

No se entiende África sin sus exploradores. Y a buscar las fuentes del Nilo se fueron todos: Ptolomeo, Heródoto, Speke, Burton, los Baker, Stanley, hasta Nerón envió un grupo de centuriones de los que nunca más se supo. El Nilo Blanco es el que aporta más caudal al Nilo, que toma ese nombre en Jartum tras juntarse con el Nilo Azul. Unos borbotones de agua en el lago Victoria parecen ser las fuentes del Nilo Blanco, aunque el lago reciba agua desde lugares como las montañas Rwenzori en Ruanda. Los atardeceres sobre el río, junto a las cataratas Bujagali, son espectaculares, con diversas especies de monos saltando entre las ramas de los árboles.

5. Memorial del Genocidio en Kigali

No es una visita fácil, pero sí recomendable. El Memorial del Genocidio recuerda lo que sucedió en el año 1994 en Ruanda. En poco más de un mes, murieron más de un millón de tutsis a manos de los hutus. En el museo se puede hacer un recorrido cronológico, desde los antecedentes hasta el papel de la ONU, que dio la espalda al conflicto. Diversas grabaciones de familiares de los asesinados van explicando sus historias personales, un rincón con fotografías recuerda a algunos de ellos y la planta superior rinde homenaje a los niños, que fueron objetivo prioritario de los hutus durante aquellos trágicos días. La entrada es gratuita pero aceptan donaciones.

6. Cataratas Murchison

Cataratas Murchinson.

Samuel White Baker, otro de los exploradores victorianos, fue el primero europeo en toparse con las cataratas Murchison, un salto de agua de 43 metros de desnivel y más de 300 metros cúbicos de caudal por segundo. Las cataratas están dentro del parque nacional homónimo, que incluye zonas como el área de conservación especial de Budongo, donde podemos hacer un pequeño trekking para ir en busca de los chimpancés. El instituto Jane Godall estuvo implicado en las tareas de conservación del hábitat. Los chimpancés, lejos de la imagen amable que sugieren, son irascibles y glotones.

7. Lago Bunyonyi

Es uno de los más bonitos de África. Es conocido como el lago de los pájaros gracias, entre otros, al tejedor de máscara que compite por trenzar el nido más bonito y convencer a la hembra para que lo habite con él. Por el lago hay repartidas varias decenas de islas, algunas habitadas por comunidades que se hacen sentir los días de fiesta, también cuando intuyen tormenta, tocando sus tambores con frenéticos ritmos a los que responderán sus vecinos. Un par de días a la semana hay mercado en Kyevu, donde se puede contactar con algunos pigmeos que viven cerca del lago.

8. Fort Portal

Campos de té en Fort Portal.

La localidad está muy cerca de la entrada del Parque Nacional Queen Elizabeth, al pie de las montañas Rwenzori o de la Luna, que fueron las últimas cimas africanas en ser conquistadas debido a lo complicado de un clima que las mantiene nubladas casi todos los días del año. Fort Portal no tiene nada de especial, es una ciudad típicamente africana, con sus tienduchas, puestos de mercado de toda condición y olor, altavoces distorsionado y poco más. Lo que hace especial a esta zona de Uganda son los campos de cultivo, en especial los de té con sus geométricas formas, casi sensuales, ondulando el paisaje. Durante la recolección, los campos se llenan de trabajadores vestidos con vivos colores que rompen con el monocromatismo verde de las hojas.

3 » Comentarios ¿Quieres comentar? Entra o regístrate

  1. rgairam 28.feb.2012 | 21:17

    #1

    ¿Que cómo es vivir la experiencia de estar con los últimos gorilas de montaña? Aquí está la respuesta: okavango-viajaconmigo.blogspot .com

  2. annaji1012 01.mar.2012 | 18:11

    #2

    Impresionante post. Siempre he soñado con poder ver a los gorilas de cerca, y tras mi primera experiencia de un safari en Kenya, sin duda alguna, pienso repetir y Uganda-Ruanda es una magnífica opción! Me encantan las fotos. Yo he incluido algunas de mi experiencia en África en mi blog. http://viajocomprando.wordpress.com/

  3. luluxeis 13.ago.2013 | 14:39

    #3

    Yo estuve en Uganda y vi prácticamente todo lo que mencionan en el post. Es increíble, y la visita a los gorilas alucinante. Todo el viaje fue una pasada. Lo organizamos con una agencia local y la expreriencia resultó de lo más gratificante. Yo tengo que aconsejar el viaje porque a mí realmente me marcó.

Queremos saber tu opinión
Usuario registrado
Recordadme en este ordenador
Recuperar contraseña »
¿Eres un usuario nuevo? Regístrate