Bitácoras

Blog Blog Asia en la maleta, por Carmen Gómez

Isán, bastión de los 'camisas rojas' tailandeses

Aporta un tercio de la población de Tailandia y ha sido el voto de los 'camisas rojas' procedentes de sus provincias el que ha determinado el triunfo de Yingluck Shinawatra en las recientes elecciones nacionales. Isán, históricamente relegada a un segundo plano por su condición campesina, es una de las regiones más desconocidas de Tailandia.

Carmen Gómez Menor

Disminuye letraAumenta letra
Actualizado miércoles 06/07/2011 19:04 horas
[foto de la noticia]

Isán no aparece en los folletos turísticos a pesar de ser una de las zonas más hermosas y cargadas de cultura del antiguo Siam. Esta región en el noreste del país, que bordea al norte con el Mekong a su paso por Laos y al sureste con Camboya, ofrece grandes recompensas a los viajeros que quieran descubrir en Tailandia algo más que mujeres jirafa, mercadillos de camisetas y playas de cocoteros.

Empezando por su legado arquitectónico jemer, con templos de la misma época e importancia de los de su vecina Camboya. En Khorat Plateau, entre las provincias de Buriran, Surin y Khorat, uno creería estar en Angkor si no fuera porque la ausencia de multitudes es algo ya inexistente en las famosas y publicitadas ruinas camboyanas. En Phimai, a casi 100 kilómetros de Khorat, está el que muchos dicen fue el modelo para construir Angkor Wat, un complejo de templos realizado en la característica piedra de arena con su inconfundible prang (torre) de estilo jemer.

[foto de la noticia]

Un poco más hacia el norte, Khon Khaen es un buen lugar donde reencontrarse con el estilo tradicional de vida tailandés, ese que se ha perdido en la bulliciosa y moderna Bangkok, obsesionada por parecerse cada vez más a sus cosmopolitas hermanas asiáticas Singapur y Hong Kong. Al atardecer, el parque a orillas del lago Bung Kaen Nakhon se llena de familias que se sientan en la hierba mirando el lago mientras los niños pintan con acuarelas escayolas de sus personajes favoritos.

Un grupo de jóvenes monjes pasean y más allá varios hombres juegan a algo parecido a la petanca. El olor del pollo a la brasa, que comerán con arroz pegajoso y salsa picante flota en el ambiente, mezclado con el de la ensalada de papaya, o Som Tam, aderezada con gambas y pescado fermentado y abundante pimiento chile, provenientes de los puestos de comida dispuestos a la entrada del parque. En esta región abundan también los parques naturales y las reservas de animales, con más de 200 especies diferentes entre las que se incluyen elefantes, tigres, ciervos, pájaros y serpientes. El parque Natural de Khao Yai -a tan sólo dos horas en coche de Bangkok-, Phu Kadung, en la provincia de Loei, o la Reserva de Vida Salvaje, en la provincia de Chaiyaphum Phu Khiao, son sólo algunos ejemplos.

[foto de la noticia]

En la frontera con Laos, donde el Mekong baña las orillas de ambos países está la localidad de Kong Chiam, cuyo paisaje de piedras pulidas de gran tamaño y coníferas la convierte en una de las zonas más fascinantes. Algunos templos salpican el horizonte añadiendo un elemento de serenidad a los paseos en barca por el Mekong. Es aquí donde la confluencia del Mekong con otro río, el Mun, da lugar al llamado Río Bicolor, resultante de la mezcla del tono café con leche del Mekong y el más azulado del Mun.

El abundante caudal de este último hace posible la formación de pequeñas playas que se pueden disfrutar principalmente tras la época de lluvias, entre noviembre y febrero. Y, por último, es en Isán donde los festivales tailandeses se celebran con más fervor: desde el año nuevo tailandés, Songkram, pasando por el Festival de las luces o Loi Krathong, el de la seda de Khoen Khaen o el de las bolas de fuego de Naga en Nong Khai, sin olvidar el famoso festival de los elefantes de Surin, en el que se rinde homenaje al animal más querido de Tailandia.

Sobre este blog

Escenas, lugares y retratos del continente más candente. Una ventana abierta al fascinante arte de viajar por Asia a través de sus historias.

Sobre la autora

Más de diez años viviendo en Asia, tres hijos y piso en Bangkok no han quitado a Carmen la capacidad de sorprenderse, de disfrutar de la diversidad y de mantener una mentalidad flexible ante la vida y costumbres de esta parte del mundo.

Logo de elmundo.es

© 2014 Unidad Editorial Internet, S.L. | Aviso legal | Política de privacidad