Bitácoras

Blog Blog 5ª Avenida, por Ángel Jiménez de Luis

Muerte a la Blackberry

Los Cabos Marquis es el último hotel en sumarse a la moda de las terapias de desintoxicación de Blackberry. Sus huéspedes entierran el teléfono en la arena nada más llegar al hotel.

Ángel Jiménez de Luis

Disminuye letraAumenta letra
Actualizado jueves 15/04/2010 19:30 horas

La Blackberry tiene un ataúd esperando en San José del Cabo, México. A los huéspedes del hotel Marquis, uno de los más exclusivos de la zona, se les invita a un funeral simbólico nada más llegar. Después de una copa de bienvenida, pueden ir a la playa privada del recinto y enterrar su teléfono bajo la arena como símbolo de su intención de disfrutar de las paradisíacas playas de la zona y olvidarse del trabajo.

[foto de la noticia]

El móvil se guarda en un ataúd de madera que lo protege de la arena y sólo permanece en él unos minutos, aunque es suficiente para provocar más de un ataque de ansiedad a más de uno. Antes de recuperarlo, el director del spa masajea las manos de los participantes, sometidas al esfuerzo continuo de pulsar las diminutas teclas del teléfono. Después, todo vuelve a la normalidad... más o menos.

Después de todo, es difícil considerar este recinto como normal. El lobby del hotel está al aire libre, junto a una cascada de 10 metros y los huéspedes tienen a su disposición 237 suites, todas con vistas al Mar de Cortés, productos de belleza de Bulgari y bañeras de hidromasaje. Además de las habitaciones en el edificio principal hay 28 cabañas individuales con piscina privada. Todas las habitaciones están decoradas con arte local y el spa del recinto está considerado uno de los mejores y más completos de la Baja California Sur.

[foto de la noticia]

La noche en una de las cabañas cuesta cerca de 700 euros. La idea de Marquis, sin embargo, no es nueva. Los hoteles de desintoxicación de la Blackberries y el iPhone se han convertido en una popular alternativa, sobre todo para parejas en las que ambos miembros rozan al adicción al trabajo. El hotel Sheraton de Chicago comenzó a ofrecer un servicio más drástico a finales del pasado año.

Los huéspedes que lo deseen pueden entregar su Blackberry al llegar a la recepción y el teléfono se guarda bajo llave hasta el momento en el que se abandona el recinto. Otros establecimientos pensados para el relax y el descanso, como el Kona Village de Hawaii o Arawak Beach Inn en Anguila, prohíben a los huéspedes sacar la agenda electrónica o el teléfono y en algunos casos cortan con cualquier entretenimiento electrónico. No hay televisión, ni WiFi, ni radio. Basta con un teléfono fijo y ganas de disfrutar del destino y desconectar, de verdad, de la oficina.

Sobre el blog

La vida, como cualquier viaje, se puede hacer en primera clase. Descubra los lugares, objetos y placeres reservados a quienes no tienen límite en la tarjeta de crédito.

Sobre el autor

Ángel Jiménez de Luis, periodista, vive con el temor constante de acostumbrarse a una vida que no puede permitirse pero que disfruta en pequeñas dosis. Escribe también El Gadgetoblog.

Logo de elmundo.es

© 2014 Unidad Editorial Internet, S.L. | Aviso legal | Política de privacidad