cabecera seccion
Niamey
Sol
HOY
máx 32°C
mín 20°C
Sol
MAÑANA
máx 32°C
mín 20°C

Ténéré: el desierto más fabuloso del mundo

Situado en el corazón del Sahara y perteneciente a Níger, el Ténéré es un desierto dentro del desierto. Un mundo inerte, vacío, inhumano, sólo dominado por la arena, el viento y el silencio. Y para quien escribe es, además, el lugar más fascinante de la Tierra.

Gerardo Olivares | Fotos: G. Olivares y Alan Cantos

Disminuye letraAumenta letra
Actualizado jueves 03/12/2009 19:00 horas

La primera vez que visité el desierto del Ténéré fue en el invierno de 2002 para rodar un documental sobre las caravanas de sal (Ver reportaje nº 31 de Cien lugares...). Durante 30 días acompañé a un grupo de cinco tuaregs y su caravana de 40 camellos en un apasionante viaje atravesando una tierra tan vacía e inhóspita como hermosa y sobrecogedora. Nuestro destino eran las minas de sal de Fachi, situadas a casi mil kilómetros de las montañas del Aïr, nuestro punto de partida. La sal es esencial para la supervivencia del pueblo tuareg y cada año cientos de caravanas han que cruzar este océano de arena en busca de la preciada roca. La base de su economía es la ganadería y los pastos del Sahél son pobres, así que la sal les aporta el complemento mineral necesario para sobrevivir en esta tierra dura.

Mi contacto se llamaba Mohamed, uno de los pocos madugu -guías de las caravanas- que quedan en el Aïr. Los madugu son muy respetados porque conocen el desierto como la palma de su mano, poseen un especial sentido para la orientación y se guían por el sol, por la posición de las dunas, por los surcos que deja el viento en la arena y por las sombras que proyectan las orejas de los camellos. Durante las noches se orientan exclusivamente con las estrellas; las Pléyades y Orión. Mohamed me cuenta que él es madugu porque lo criaron con leche de camella.

La caída del sol

En todo el trayecto sólo existe un punto de referencia; una estructura metálica de unos siete metros de altura que se asemeja a un pararrayos pinchado en la arena. Esta extraña escultura se levanta en el lugar donde una vez estuvo el árbol más solitario del mundo; el mítico árbol del Ténéré. Una acacia que logró crecer en mitad del desierto y que aun hoy aparece en la cartografía del Sahara. En 1973 un camionero libio se estampó contra él y lo partió, sus restos todavía se conservan en el Museo Nacional de Niamey.

Una vez que se abandonan las montañas del Aïr, el paisaje se convierte en una vasta planicie de arena. No existe el menor signo de vida; ni la más mínima piedra que rompa con la monotonía del paisaje; ni una pequeña brizna de hierba mecida por el viento. Nada, absolutamente nada. Tampoco hay ruidos. Sólo se escucha el silencio. Te encuentras en un ambiente tan hermético que lo único que oyes es el latido de tu corazón. Con la caída del sol aparecen las sombras y el desierto deja de ser plano, tomando volumen y profundidad.

Cielo límpido y profundo

Surgen las formas y también los colores; toda la gama de amarillos y rojos que uno pueda imaginar. Con la noche, el cielo es tan límpido y tan profundo que te sientes encerrado dentro de una bóveda cubierta de millones de estrellas. No existe en la Tierra un lugar tan fabuloso, tan extraño y tan solitario como el Ténéré. Por eso me gusta tanto. Por eso lo he recorrido tantas veces, y por eso me ha inspirado para tantos proyectos cinematográficos ya realizados y otros por hacer.

Llegar al oasis de Fachi es como llegar a la vida. ¿Cómo es posible que en mitad de este universo vacío surja un vergel como Fachi? Pues allí está, en mitad de la nada, como una isla de vida y color en medio de un océano muerto. Las gentes de Fachi viven tan aisladas que la llegada de una caravana se celebra casi como un acontecimiento extraordinario. Los caravaneros no sólo traen ropas, frutas y verduras para trocar por dátiles y sal, sino también noticias del más allá, del mundo que rodea al Ténéré, el desierto dentro del desierto.

 
Buscador de reportajes
Logo de elmundo.es

© 2014 Unidad Editorial Internet, S.L. | Aviso legal | Política de privacidad