Seúl
Sol
HOY
máx 2°C
mín -12°C
Sol
MAÑANA
máx 2°C
mín -12°C

La enigmática frontera entre
las dos Coreas

Para los amantes de intrigas y espionaje, el límite entre las dos Coreas es un lugar fascinante. Desde Seúl es muy fácil acercarse hasta la Zona Desmilitarizada para avistar al vecino comunista del Norte y pasear por uno de los túneles construidos para preparar la invasión del Sur.

Texto | Fotos: Daniel Méndez

Disminuye letraAumenta letra
Actualizado lunes 04/01/2010 19:06 horas

A pesar de que la Guerra de Corea cesó en la práctica en 1953, no hace falta llegar hasta la frontera para darse cuenta de que todavía no ha terminado. A pocos kilómetros de los rascacielos de Seúl, en el trayecto que llega hasta la Zona Desmilitarizada, se pueden contemplar las torres de vigilancia, alambradas metálicas y soldados surcoreanos armados con metralletas. El motivo de estas medidas de seguridad es controlar el río Imjin, que une las dos Coreas y en el que los norcoreanos han practicado actividades de espionaje.

En nuestro camino hacia la frontera, otra sorpresa llamará la atención de los viajeros: en 13 puntos de las autopistas que llegan desde el Norte hasta Seúl, unas cajas cuadradas de un blanco inmaculado se elevan sobre los vehículos formando una especie de puentes. En realidad, estas estructuras están llenas de dinamita dispuestas explotar y cortar las vías de comunicación hasta Seúl en caso de una invasión por parte de Corea del Norte. Muy cerca de la Zona Desmilitarizada, se pueden contemplar los numerosos monumentos conmemorativos del Parque Imjingak, que se ha convertido en el lugar de reunión de aquellos surcoreanos que todavía tienen familiares en el Norte.

El enemigo a poca distancia

En las festividades importantes, el Altar Conmemorativo se llena de ciudadanos que rinden homenaje a los ancestros que están en la otra orilla del río y aprovechan para dejar mensajes a favor de la reunificación. Es también en el Parque Imjingak donde se puede pasear por el Puente de la Libertad, en el que durante la Guerra de Corea se intercambiaron casi 13.000 prisioneros de guerra. Imjingak muestra cómo la frontera con Corea del Norte se ha convertido en negocio y atracción turística. Al parque acuden todos los años unos tres millones de visitantes que se entretienen en los restaurantes, cafeterías, tiendas de regalos e incluso un pequeño parque de atracciones.

Al parque Imjingak acuden todos los años tres millones de visitantes que se entretienen en los restaurantes, cafeterías...

Con el enemigo comunista a unos pocos metros de distancia, Imjingak muestra sin tapujos que estamos en el sur capitalista. Otra de las grandes atracciones es el Tercer Túnel, construido por debajo de la Zona Desmilitarizada por los norcoreanos para preparar una posible invasión del Sur. A tan sólo 52 kilómetros de Seúl y con capacidad para hacer pasar 30.000 soldados armados en una hora, el paseo por este túnel es una muestra fascinante de las operaciones de espionaje durante la Guerra Fría.

El plato fuerte de la visita a la frontera con Corea del Norte es Panmunjom, el lugar donde se firmó el alto el fuego en 1953 y donde se encuentran los edificios de Naciones Unidas. Si quieres palpar la tensión que han dejado más de 50 años de enfrentamiento bélico e ideológico, no hay mejor lugar que éste: los militares están alerta, las bromas prohibidas y la línea dibujada en el suelo muestra una de las fronteras con más tensión del globo. Éste es el lugar más cercano a Corea del Norte y probablemente el único sitio donde puedes contemplar a soldados de las dos coreas frente a frente.

Propaganda hacia el Sur

Los edificios cercanos de Naciones Unidas son el único lugar donde el Norte y el Sur se sientan en la misma mesa. Antes de visitar Panmunjom, las compañías que organizan la visita te harán firmar un documento donde les eximes de cualquier responsabilidad por «heridas o muerte como resultado directo de las acciones del enemigo». No te olvides: en Panmunjom están todavía en guerra. Tras vivir la tensión a ras de suelo, nada como acercarse hasta el Observatorio Dora para avistar al misterioso vecino comunista con tranquilidad. Debido a lo complicado de entrar en Corea del Norte y al misterio que rodea al país, es un buen lugar para contemplar en la distancia uno de los países más cerrados del planeta.

El Observatorio Dora es el lugar ideal para tener una visión en vivo de uno de los puntos más calientes del globo.

Si el día está despejado, se tiene una vista perfecta de la frontera: se pueden ver los cuatro kilómetros de la Zona Desmilitarizada, los edificios azules de Naciones Unidas que tal vez algún día pongan fin a la guerra y los dos pueblos (uno bajo control del Norte, Gijeong, y otro del Sur, Daeseong) que han quedado en tierra de nadie. El Norte transformó su pueblo dentro de la Zona Desmilitarizada en un lugar para lanzar propaganda hacia el Sur, una especie de aldea fantasma con una de las banderas nacionales más grandes del mundo, 160 metros de altura. Los capitalistas han mantenido Daeseong para unos 200 campesinos, que todavía tienen toque de queda a las once de la noche y disfrutan de importantes privilegios, como la exención del servicio militar (en Corea del Sur es obligatorio para todos los hombres durante dos años) y ventajas fiscales.

El Observatorio Dora es el lugar ideal para tener una visión, en vivo y en directo, de uno de los puntos más calientes del globo. Aunque la guerra todavía no ha terminado, los surcoreanos están preparados para la reunificación. A pocos metros de la Zona Desmilitarizada, la moderna estación de tren Dorasan, vacía de pasajeros pero llena de turistas, está lista para empezar a andar y llegar hasta el Norte cuando la situación política lo permita. Aquí termina la visita a esta frontera herencia de la guerra fría: con un canto a la reunificación y la esperanza de un futuro en el que se pueda llegar al Norte sentado cómodamente en los asientos de un tren.

Reserve su hotel

Desde
30
euros

+ info

 
Buscador de reportajes
Logo de elmundo.es

© 2014 Unidad Editorial Internet, S.L. | Aviso legal | Política de privacidad