Bitácoras

Blog Blog 5ª Avenida, por Ángel Jiménez de Luis

Vuelos de primera

El próximo 20 de noviembre Air France realizará el primer vuelo comercial del nuevo Airbus 380 entre París y Nueva York. El precio del billete se ha fijado de forma simbólica en 380 euros aunque lo interesante es que por 1.000 euros más se puede viajar en clase business (y la diferencia merece la pena).

Angel Jimenez de Luis

Disminuye letraAumenta letra
Actualizado viernes 02/10/2009 10:27 horas
[foto de la noticia]

Es poco probable que la oferta se mantenga mucho tiempo porque la compañía pretende subastar parte de las plazas y donar el dinero a diversas asociaciones humanitarias, algo que ya se hizo en el primer vuelo del mismo modelo de avión en Asia bajo la batuta de Singapore Airlines. Es curioso que casi simultáneamente British Airways haya anunciado una nueva ruta entre Londres y Nueva York con un gancho atractivo: todos los pasajeros viajarán en business class y el avión despegará desde el aeropuerto de la city londinense en lugar de Heathrow. El avión, un Airbus A318, puede acomodar normalmente a 100 pasajeros pero en estos vuelos sólo transportará a 32 en una configuración de cabina mucho más cómoda y espaciosa.

No es la primera vez que se intenta crear una ruta entre Londres y Nueva York –las grandes capitales del mundo financiero- en la que estén prohibidos los turistas pero los intentos anteriores como Silverjet o MaxJet nunca llegaron a buen puerto –o aeropuerto-, en parte por efecto de la crisis. Se estima que unas 10.000 personas al mes utilizaban estos servicios. La nueva oferta de British sólo podrá aceptar unos 3.000 salvo que se amplíe el número de vuelos.

En este caso se añade a la comodidad del asiento la posibilidad de llegar al aeropuerto en apenas unos pocos minutos desde el centro de Londres y una conexión a la red de telefonía permanente durante todo el trayecto para enviar y recibir emails y mensajes de texto o navegar por la red si se dispone de un módem 3G. Las llamadas están expresamente prohibidas.

La pista de despegue del aeropuerto de Londres es demasiado corta y el avión no podrá cargarse con el combustible necesario para hacer el vuelo transatlántico sin escalas. Los pilotos tendrán que parar para repostar en Shannon, Irlanda, pero los pasajeros aprovecharán la parada para pasar los trámites aduaneros estadounidenses.

La idea molesta a algunos grupos ecologistas pero puede ser clave para la recuperación del sector, que ha visto esfumarse al 10% de los pasajeros que hace un año estaban dispuestos a pagar por un asiento en business. El vuelo de ida y vuelta costará unos 2.000 euros aunque podría subir para billetes más flexibles.

Los pasajeros podrán hacer el check-in hasta15 minutos antes de la salida (20 si facturan equipaje) y tendrán acceso a una sala VIP especial creada en el aeropuerto de Londres. Durante el vuelo el catering corre a cargo del restaurante londinense Roast. Antes del vuelo de vuelta, que es nocturno, los pasajeros pueden cenar en la sala VIP del aeropuerto JFK y aprovechar el spa instalado en la zona de embarque, en el que la aerolínea regala dos tratamientos. Los asientos son similares a los de otros vuelos de British y pueden convertirse en una cama completamente horizontal de 183 centímetros de longitud. Una buena forma de cruzar el Atlántico y con la ventaja de que, a la vuelta, no hay que parar en Irlanda. En Nueva York hay pista de sobra.

Sobre el blog

La vida, como cualquier viaje, se puede hacer en primera clase. Descubra los lugares, objetos y placeres reservados a quienes no tienen límite en la tarjeta de crédito.

Sobre el autor

Ángel Jiménez de Luis, periodista, vive con el temor constante de acostumbrarse a una vida que no puede permitirse pero que disfruta en pequeñas dosis. Escribe también El Gadgetoblog.

Logo de elmundo.es

© 2014 Unidad Editorial Internet, S.L. | Aviso legal | Política de privacidad