Auckland
Sol
HOY
máx 20°C
mín 15°C
Sol
MAÑANA
máx 20°C
mín 15°C

Emociones en clave natural

Rafting, puenting, trekking... Éstas son sólo las propuestas más clásicas. En Nueva Zelanda lo que 'pega' de verdad son los deportes inauditos, como el 'bungy jumping', el 'sky diving' o el 'zorbing'. Éste es el lugar para probarse a uno mismo.

Texto y fotos: Pedro Madera

Disminuye letraAumenta letra
Actualizado lunes 26/10/2009 14:00 horas

Anochece en Queenstown,en la Isla Sur de Nueva Zelanda. Sus calles están solitarias, pero las luces llevan hacia los bares en los que una variopinta y cosmopolita población viajera hace tertulia en torno a unas buenas cervezas Lion Red. Algunos llevan ya unos días en esta curiosa ciudad que vive fundamentalmente del turismo de aventura. Entre cerveza y cerveza comentan experiencias, comparten consejos e incluso quedan para ir aquí o allá. Hablan de rafting, de kayaks, de puenting, de trekking, de esquí y de otras propuestas de conceptos un tanto extraños. La aventura no conoce el límite. Los neozelandeses inventan cada año cosas nuevas para los que llegan hasta aquí, sedientos de otras dosis de adrenalina. Emociones como excusa de viaje.

Queenstown es el símbolo de un nuevo reclamo turístico que tiene mucho de clásico. Venir aquí es una emoción. Es una de esas ciudades nuevas, como muchas otras en la isla, con poco pasado y sin edificios históricos. Pero se ha convertido en una meca turística para miles de personas de todo el mundo. Representa la aventura como negocio, con decenas de propuestas para disfrutar de una naturaleza apenas inalterada.

A este lugar se llega dispuesto a probarse a uno mismo, a tirarse al vacío si es preciso, a probar sensaciones de vértigo, a volar sobre las montañas, a deslizarse a toda velocidad por ríos embravecidos, a caminar por senderos solitarios envueltos en densos bosques en los que no habita un solo ser humano...

En los bares de Queenstown reina un espíritu internacional y joven, en el que da lo mismo de dónde vengas ni lo que te dispongas a hacer. Por supuesto es el lugar perfecto para comprar lo último en gore-tech, omni-tech o en tejidos de protección solar... La tecnología también llega a la mochila y la gente lo sabe.

En estos mismos bares puede uno ponerse en contacto con Mike, un neozelandés de pura cepa, que propone un menú casi imposible: un poco de bungy jumping (como llaman aquí al puenting), una mañana deslizándose por el río Shotover en lancha rápida, una ascensión a las pistas de esquí del Cook, unas horas de sky diving y, por supuesto, visitar los fiordos y hacer el famoso Milford Sound. Mike es un distribuidor de aventuras que prepara rutas a la carta... Como él podemos encontrar decenas en las calles de cualquier ciudad.

Orgullo de vacío y vértigo

Lo primero es lo primero: ir al lugar donde se inventó el bungy jumping, algo de lo que los neozelandeses se enorgullecen mucho. Como deporte no tiene nada destacable. Lo único que hay que tener es falta de vértigo y ganas de probar lo que se siente cuando te atan por los pies y te tiran al vacío desde un puente a muchos metros de altura. El primero que lo hizo fue un tal A.J. Hackett, un kiwi que se lanzó desde la Torre Eiffel en 1986 atado por los tobillos, imitando un antiguo ritual de Vanuatu, que el adaptó y se dedicó a probarlo en el puente sobre el río Kawarau, en la Isla Sur de Nueva Zelanda. Hoy todavía es éste un sitio de concentración para los amantes de las emociones fuertes. Muy cerca hay otro puente recomendable y bien equipado, el Skippers Cannyon Bridge, sobre el río Shotover, con 71 metros de altura y entre enormes paredes de piedra.

En el mismo río, el Shotover, el rafting completa la propuesta. Se trata de una experiencia ya clásica para todos los que visitan la isla, segura pero con la emoción asegurada. Ahora hay que probar el cave rafting, una nueva modalidad que consiste en navegar por las corrientes de los ríos subterráneos encima de neumáticos, con cascos de espeleología y trajes de neopreno.

En el Shotover nos limitaremos al rafting por el río (Shotover Jet. Queenstown. Tfno.: 442 85 70 www.shotoverjet.com). Para practicar el cave rafting se recomienda como uno de los mejores lugares la zona de Waitomo, en la Isla Norte.

Y continuamos probando nuevos deportes, de estos que sólo a un neozelandés se le ocurriría inventar. Como el sky diving, que es como un vuelo en ultraligero con instructor para conocer Nueva Zelanda desde el aire. Empresas que lo proponen son Skydive (Tfno.: 800 751 0080. www.skydivingnz.co.nz), Skydive Lake Wanaka (Tlf: 64 3 443 7207. www.skydivewanaka.com), Nzone The Ultimate Jump (Tlfno.: 64 3 442 8869. www.nzone.biz).

Las de toda la vida

Más clásicas son las propuestas de hacer kayac o senderismo por el Abel Tasman Nacional Park, en el Norte de la Isla Sur, y sobre todo recorrer el Milford Trak, el camino más bello del mundo según muchos. Una especie de camino de Santiago de pago que se puede hacer de forma independiente o como parte de un grupo, con guía incluido que te va explicando los aspectos históricos y naturales de la ruta. Es necesario un permiso que se obtiene en el Track Walking Office. fiordlandtravel.co.nz.

Y aún quedan muchas más propuestas: cruceros por el fiordo Milford Sound con Real Journeys (www.realjourneys.co.nz) ó Fiordland Cruises (www.doubtfulsound.com), alquilar un velero en Bay of Island (www.greatescape.co.nz), en el golfo de Hauraki o en los fiordos de Malborough. Hay propuestas de alquiler de veleros por todo el país y miles de ideas para pescar, practicar el snorkeling o nadar junto a los delfines en la zona norte.

De vuelta a Auckland, antes de continuar viaje, hay que reservarse unas horas para la última propuesta loca: probar el zorbing, otra de esas ideas locas que consiste en meterse en una gran burbuja de plástico de tres metros de diámetro y ser lanzado por las laderas de cualquier parque de la ciudad de Auckland a más de treinta kilómetros por hora. Perder la sensación de gravedad y peso tiene mucho de vital... Nueva Zelanda es nuestro país.

Reserve este hotel

Desde
35
euros

+ info

 
Buscador de reportajes
Logo de elmundo.es

© 2014 Unidad Editorial Internet, S.L. | Aviso legal | Política de privacidad