Ficha práctica

  • DÓNDE

    Clarion Hotel Sign. Östra Järnvägsgatan 35, Box 310, 101 26 Stockholm. Tfno.: +46 8 676 98 00. Fax: +46 8 676 98 99. www.clarionsign.com/

  • HABITACIONES

    558 (todas dobles o suites)

  • PRECIO

    158 euros.

  • CATEGORÍA

    4 estrellas.

  • TIPO DE HOTEL

    Urbano, moderno, de diseño.

La elegancia del diseño sueco

Noelia Ferreiro

Disminuye letraAumenta letra
Actualizado lunes 06/04/2009 20:21 horas

Tuvo que ser la fría Suecia la nación que aportara al diseño las más innovadoras ideas para dar calidez al hogar. El interiorismo sueco, con la elegancia y la simplicidad de sus líneas, alcanzó personalidad propia a principios del siglo pasado, cuando dio a luz una serie de elementos decorativos que, siempre con la funcionalidad por bandera, llamaron la atención del mundo entero.

El Clarion Hotel Sign, un icono vanguardista en el mismo corazón de Estocolmo, recoge con fidelidad estas premisas para exponer un concepto del diseño que ya hay quien se ha aventurado a relacionar con el propio carácter escandinavo, ése que viene moldeado por los largos y gélidos inviernos y por las enormes extensiones de solitarios bosques vírgenes. Porque este hotel, que fue ideado por los arquitectos de Wingardh Arkitektkontor AB, huye de toda estridencia para ponerse al servicio de dos condiciones básicas: la simpleza de las formas y la economía de los adornos. O lo que es lo mismo: la esencia del diseño sueco en su estado más depurado.

Con algo más de un año de vida -fue inaugurado el 5 de febrero de 2008-, este espectacular edificio emplazado en la céntrica plaza Norra Bantorget tiene como particularidad una innovadora arquitectura, especialmente concebida para irradiar energía. Una arquitectura que combina una parte cerrada -la que da a la estación de tren y ha sido insonorizada con granito y sin ventanas- y otra completamente abierta -la que tiene acceso a la plaza con un encantador parque-. Esto hace que su exterior adopte una curiosa forma, compacta en su parte trasera; afilada en la delantera; y estrecha allí donde estas partes se encuentran como las hojas de unas tijeras.

Además, el diferente tratamiento del granito negro en la fachada -brillante en el lado del parque y mate en el de la estación- logra un bello efecto óptico. Depende de cómo caiga la luz, el edificio se torna negro azabache o de una tonalidad más pálida, cambios que también son visibles según las piedras se encuentren secas o mojadas por efecto de la lluvia. Esta es la razón por la cual el Clarion Hotel Sign es un edificio mutante: se transforma a lo largo del día y en el curso de las estaciones del año.

Pero si el exterior resulta impactante, el interior no deja de deparar sorpresas. 558 habitaciones exquisitamente decoradas por una selección de auténticas leyendas del diseño escandinavo -Alvar Aalto, Bruno Mathsson, Erik Jörgensen...- que han ideado ambientes sencillos en los que predominan los tonos neutros, y en los que el mobiliario se aleja de la producción en serie para erigirse en creaciones únicas e irrepetibles, tales como la silla-huevo o el sofá-cisne. Los baños, por su parte, orientados a sacar el máximo rendimiento a la luz, completan esta decoración armónica con lavabos de cristal y accesorios fabricados con otros materiales nobles.

Pero una estancia placentera en el Clarion Sign no puede pasar por alto una visita al Selma CitySpa, el auténtico oasis del relax. A su amplio repertorio de tratamientos especiales y programas de desestrés hay que añadir la incomparable piscina a cielo abierto en la elevada azotea del hotel. Darse un baño de agua caliente en pleno invierno, mientras los copos de nieve se deslizan por los tejados de Gamla Stan es el mejor regalo para los sentidos.

Elegante, eficiente y cómodo... ¿qué es lo que podría faltar a esta noción optimizada del ansiado bienestar humano? Sin duda, el toque gourmet... que lo tiene también, cómo no. Es el Aquavit Grill & Raw Bar, creado a partir del afamado Aquavit neoyorkino -es el primero abierto fuera de Estados Unidos- y que se ha convertido en un icono culinario escandinavo con su cocina de fusión sueco-americana. Al caer la tarde, su bar - y especialmente sus cócteles- encienden la vida nocturna de la fascinante Estocolmo.

Servicios

Además del magnífico spa con piscina de agua caliente en la azotea, sauna y tratamientos de belleza y masajes -y sin olvidar el restaurante Acquavit-, el Clarion Hotel Sign cuenta con sala de fitness, Internet inalámbrico, televisión por cable o satélite, climatizador, teléfono directo, minibar y agua mineral gratuita en cada habitación... También dispone de dos amplios salones perfectos para la celebración de conferencias o reuniones de negocios.

Nos gusta por

Su ubicación: En pleno centro de Estocolmo, pegado a la Estación Central de Ferrocarril y a sólo cuatro minutos a pie de la parada del Arlanda Express, que es el tren que conecta con el aeropuerto en 20 minutos. El Clarion Sign es un punto de partida ideal para agradables paseos por el casco histórico de Gamla Stan, así como por el barrio bohemio de Söddermalm.

Su funcionalidad. Su decoración es fiel a la elegancia y la simpleza del diseño sueco, que defiende una concepción racional y simple de lo cotidiano. Nada sobra en estas habitaciones sobrias, de líneas puras y con una logradísima iluminación.

Su desayuno Un inmenso buffet con gran variedad de dulces suecos -bollos con azafrán, mantequilla, uvas pasas y canela; galletas de jengibre y naranja... - y toda una degustación de salados entre los que no falta el salmón, las lonchas de reno o alce y los imprescindibles arenques.

Cómo llegar

SAS Scandinavian Airlines (www.flysas.com) y su socio Spanair (www.spanair.com) ofrecen un vuelo diario a Estocolmo desde Madrid y otros nueve a la semana desde Barcelona. También Málaga está conectada con Estocolmo con una frecuencia a la semana. Al mismo tiempo, SAS ofrece óptimas conexiones diarias a la capital sueca vía su hub principal, Copenhague. Las tarifas son a partir de 87 euros por trayecto para los vuelos directos, tasas aeroportuarias y cargos de emisión incluidos.

Desde el aeropuerto, sólo hay que tomar el Arlanda Express para llegar, en 20 minutos, al centro de la ciudad.

Prohibido perderse

Un paseo por las callejuelas estrechas de Gamla Stan (la isla de la Ciudad Vieja), a la que se accede desde tierra firme por el camino natural de los arcos del Parlamento, que llevan directamente a la Calle del Comercio. Allí se puede visitar el Palacio Real, varias iglesias imponentes y un gran repertorio de tiendas, restaurantes y cafés.

Un crucero por el archipiélago. Por ejemplo, a bordo del encantador barco Ms Gustafsberg VII, en el que se sirve un buffet tradicional a bordo con productos típicos suecos. Puede parecer muy turístico, pero surcar los miles de islas, islotes y cayos que circunvalan la capital es una experiencia única.

Tomar una copa en los alrededores de la City o en Södermalm. Porque la vida nocturna de Estocolmo merece ser descubierta y éstos son los barrios más chic, repletos de galerías, clubes y cafés creativos.

Logo de elmundo.es

© 2014 Unidad Editorial Internet, S.L. | Aviso legal | Política de privacidad