Bitácoras

Blog Blog 5ª Avenida, por Ángel Jiménez de Luis

Resurrección

Nadie salvó a la diseñadora Kira Plastinina cuando en octubre del pasado año tuvo que cerrar el negocio. La joven de 16 años comenzó su carrera gracias al dinero de papá, el millonario ruso Sergei Plastinin, en julio del mismo año.

Ángel Jiménez de Luis

Disminuye letraAumenta letra
Actualizado martes 10/03/2009 20:08 horas

Sobraban los billetes pero los clientes no aparecían por las tiendas. Algo fallaba. Como muchos de los negocios que fracasan hoy en día, la crisis fue la excusa perfecta para dar carpetazo el proyecto. El relanzamiento de otra marca de origen ruso, Irfé, sirve esta semana como un contrapunto perfecto a la historia.

Fundada en 1924 en París por Felix Yusupof y su mujer, Irina, sobrina del zar Nicloás II, Irfé se convirtió rápidamente en una de las marcas más reconocidas de la aristocracia europea en los años 20 y 30. Cerró sus puertas hace casi 80 años y desde el pasado mes de julio, cuando Kira trató de convertirse en la reina teen de la moda, se viene fraguando su resurrección.

[foto de la noticia]

Esta semana, en París, ha vuelto a nacer con una presentación modesta, acorde con los tiempos. Ninguna extravagancia -más allá del propio catálogo-, y ningún intento de recuperar el espíritu zarista y la grandiosidad de los felices 20. Ambiente austero y la sensación de que la industria del lujo, si se salva, será gracias a las bufandas, los bolsos y los complementos -que por otra parte han sido, para estas compañías, las máquinas de imprimir dinero de las últimas dos décadas-.

Lucir el águila imperial en un abrigo de pieles de Irfé es un lujo que roza los 25.000 euros. Hace dos años no hubieran faltado compradores. ¿Ahora? De acuerdo con Olga Sorokina, responsable de la marca, aún quedan grandes fortunas, incluso en una Rusia que dejará de crecer por primera vez en 10 años, con ganas de comprar.

Pero mientras lucir una chaqueta o un diseño de firma ha pasado a considerarse algo frívolo, dado el clima económico, el bolso y las pieles siguen siendo objetos que se pueden enseñar y mejor recibidos que la joyería ostentosa o recargada. «Se venden como pasteles recién horneados».

Sobre el blog

La vida, como cualquier viaje, se puede hacer en primera clase. Descubra los lugares, objetos y placeres reservados a quienes no tienen límite en la tarjeta de crédito.

Sobre el autor

Ángel Jiménez de Luis, periodista, vive con el temor constante de acostumbrarse a una vida que no puede permitirse pero que disfruta en pequeñas dosis. Escribe también El Gadgetoblog.

Logo de elmundo.es

© 2014 Unidad Editorial Internet, S.L. | Aviso legal | Política de privacidad