Hawai
Sol
HOY
máx 25°C
mín 24°C
Sol
MAÑANA
máx 25°C
mín 24°C

El jardín del capitán Cook

La isla hawaiana de Kauai, también conocida como 'la isla jardín', es considerada el lugar perfecto para practicar el windsurf, el surf, el submarinismo, la bicicleta de montaña y para observar grandes cetáceos. La llegada del capitán Cook el 20 de septiembre de 1778 supuso la entrada de Hawai en la historia de Occidente.

Texto y Fotos: Pedro Madera

Disminuye letraAumenta letra
Actualizado lunes 20/10/2008 10:12 horas

Al llegar a Hawai, hay que olvidarse definitivamente de la ropa formal, comprarse una camisa de flores y un buen surtido de bañadores, y dejarse llevar. Estamos en uno de los destinos más turísticos del mundo, sobre todo para los norteamericanos, ya que es el estado número cincuenta de la Unión. Sin embargo, este rincón del Pacífico mantiene el exotismo de los paraísos perdidos. A pesar de los miles de visitantes y de los tópicos que le endosan, las islas Hawai siguen conservando varios rincones solitarios y paisajes naturales de extraordinaria belleza.

De las ocho islas del archipiélago la más habitada es la pequeña Oahu, con su capital Honolulu y la famosa playa de Waikiki, donde se concentran los turistas. Pero el verdadero paraíso no está en la isla principal sino en otras menos frecuentadas, como Kauai, llamada la isla jardín y considerada el lugar perfecto para practicar el windsurf, el surf, el submarinismo, la bicicleta de montaña y para observar a los grandes cetáceos.

Cuando el capitán Cook desembarcó en Waimea Bay el 20 de septiembre de 1778, Hawai entró en la historia de Occidente: los avatares del rey Kaumualii, famoso por su capacidad diplomática y su exilio obligado; las desventuras del misionero-espía-comerciante George Scheffer, que intentó que se construyera un fuerte bajo la influencia del zar Nicolás; o la influencia de la Lihue Plantation para que los alemanes controlaran el comercio del azúcar hasta la I Guerra Mundial.

Destino para ecoturistas

Kauai es la isla más densamente cubierta por la vegetación de todo Hawai y también la más natural. Es precisamente esta riqueza de flora y fauna lo que atrae cada año a muchos ecoturistas que pueden escoger entre bucear, nadar entre delfines, navegar en kayak en la costa Na Pali bajo volcanes majestuosos, recorrer a caballo los parques estatales o presenciar las impresionantes vistas desde un helicóptero. En general, la isla guarda ese ambiente de los lugares poco acabados, donde todavía podemos hacer lo que queremos en un entorno fronterizo.

Kauai es la cuarta isla más grande de Hawai, con un agradable clima semitropical y diferentes microclimas

Kauai es la cuarta isla más grande de Hawai, con un agradable clima semitropical, pero con diferentes microclimas que se acomodan a su atormentada geografía. La mayoría del territorio (unos 1.430 kilómetros cuadrados), en el que se suceden campos de cañas de azúcar, selva, playas inmaculadas y acantilados, está controlado por una decena de familias.

Los amantes del slow-drive tienen aquí un paraíso. Hay dunas de arena, llanuras desérticas, valles fértiles, colinas, junglas tropicales y asombrosos picos montañosos. En tan reducido territorio hay ocho parques estatales, presididos por el punto más alto de la isla, el pico Kawaikini, que se eleva a 1.598 metros y por la montaña Waialeale, de 1.540 metros. Las vistas desde Kalalau Valley Lookout tiene algo de irreal. Al oeste, el bosque de Na Pali Kona y más al sur otra gran masa boscosa, la de Puu Ka Pele. La solitaria carretera 550, que recorre todo el cañón de Waimea, es un recorrido mágico que acaba en las playas del Canal Kaulakahi, en el sur de la isla.

Tres maravillas naturales

Muchos de los que visitan la isla se quedan en sus playas, que por sí mismas ya son un destino más que completo. Hay 182 kilómetros de costa, con playas preciosas de arenas blancas, en las que se practica sobre todo el buceo o el snorkeling, sobre todo en las de la costa este: Tunnels Beach, Lumahai Beach, Poipu Beach y Hanalei Bay Beach. Los fines de semana, en Kapaa Beach, las familias se juntan, sacan sus sándwich y charlan sobre la última competición de surf o el prodigioso logro de un nadador local.

Otro de los atractivos de la isla es el golf, con cinco campos de primera clase

La mejor playa es probablemente Haena Beach, muy fácil de reconocer porque aparece en muchas películas, con sus ribetes de arena blanca rodeados de verdes acantilados. Otro de los atractivos de la isla es el golf, con cinco campos de primera clase: Kiahuna Golf Club, Poipu Bay Golf Course, Princeville Golf Club, Puakea Golf Course o Kauai Lagoons Golf Club. Tiger Woods es un asiduo al lugar y ese placer de tener un green a pocos metros de un acantilado es una sensación única.

Entre las maravillas naturales, hay tres especialmente sorprendentes: los géiseres, los cañones y los cráteres. Entre los géiseres, merece la pena contemplar el Spouting Horn de la costa sur, que se produce cada vez que hay marea alta y alcanza hasta 18 metros. El mencionado cañón de Waimea merece una visita aparte, disfrutando de una caminata por su parte más alta. No es extraño que sea conocido como El Gran Cañón del Pacífico, puesto que ofrece 16 kilómetros de recorrido, tres de ancho y una profundidad de más de mil metros. Otra de las opciones es caminar alrededor del cráter del volcán Waialeale, uno de los lugares más húmedos del mundo. Los más sofisticados pueden contemplarlo desde un helicóptero y admirar la increíble perspectiva aéra de las cataratas.

Amantes de la botánica

Su origen volcánico otorga a las Hawai una geografía variada con un poco de todo: playas cristalinas, verdes prados, picos escarpados y volcanes humeantes. La naturaleza es casi virgen en algunos rincones de esta isla al margen del turismo más convencional.

La reserva de tierra salvaje de Alakai es puro vergel, con un pantano en el que habitan numerosas plantas y animales únicos. Más civilizado, pero igualmente interesante, es el jardín Botánico de Kauai, con el pintoresco Lawai Garden, el único jardín botánico tropical autentificado por el congreso de los Estados Unidos, y que reúne una extensa colección de plantas tropicales de Hawai y del resto del mundo. Al lado se encuentran los Allerton Garden, lleno de flores brillantes y árboles diversos.

Por algo es un lugar de cine. Estamos también en uno de los escenarios más repetidos en la historia del celuloide, y resulta relativamente fácil reconocer los paisajes de películas como De aquí a la eternidad, Parque Jurásico, Siete días y siete noches o la reciente Pearl Harbour.

 
Buscador de reportajes
Logo de elmundo.es

© 2014 Unidad Editorial Internet, S.L. | Aviso legal | Política de privacidad