Ficha práctica

  • DÓNDE

    Copacabana Palace.
    Avenida Atlántica 1702. Río de Janeiro. Brasil. Tfno: 55 21 2548 7070. www.copacabanapalace.com

  • HABITACIONES

    79 dobles y 146 suites.

  • PRECIO

    Desde 350 ¤.

  • CATEGORÍA

    Cinco estrellas.

  • TIPO DE HOTEL

    Histórico. Playa.

Un toque de glamour en Río

Pedro Madera

Disminuye letraAumenta letra
Actualizado martes 14/10/2008 18:43 horas

La mítica playa de Copacabana sigue siendo uno de los lugares más fascinantes del mundo, no sólo por la belleza de su arena, el color de su cielo o las puestas de sol. También hay que tener en cuentan el ambiente de fiesta, fútbol y samba que se vive en ella. La ciudad de Río de Janeiro pone el marco a una estancia llena de glamour y lujo en el Copacabana Palace.

Desde 1923 el hotel ha sido parte inseparable de la historia de Río. Fue construido por un arquitecto francés al estilo de los grandes hoteles europeos y eso se nota en su fachada inmaculadamente blanca. Durante los años 40 y 50 medio Hollywood se daba cita en el hotel. Las fiestas duraban hasta el amanecer y el sonido de las botellas de champán al descorcharse competía con la banda de música. La lista de famosos que desde entonces hasta ahora se han alojado en el hotel es interminable y parte del glamour de antaño se vive aún durante el Baile de Carnaval que el Palace organiza todos los años. Un acontecimiento de alfombra roja muy esperado por todos.

Esta presentación es razón suficiente para visitar el Copacabana Palace y sentirse como una estrella, pero son muchos más los motivos para hacerlo. Sin duda alguna el personal es lo mejor. En los tiempos que corren, da gusto ver tanta sonrisa y tanta disposición. Como anécdota, aquí los botones del hotel son chicas.

Las habitaciones son un poco antiguas pero en ello reside su encanto: cabeceros forrados de tela a juego con las cortinas, cuadros de flores y pájaros exóticos adornando las paredes y unos armarios enormes, preparados para las divas del celuloide más exigentes. El detalle de las flores frescas y la bandeja de frutas le dan el toque de cinco estrellas. En el baño, mármol veteado, grifos historiados y nada de amenities de 30 mililitros, sino unos botes estupendos con productos de calidad y unas toallas suaves y envolventes.

Hay 78 habitaciones situadas en un anexo que obviamente son más modernas pero lo interesante es alojarse en una que tenga vistas al mar, sin importar de qué edificio. Y ya puestos a pedir, en el Palace son muy amables y, si pueden, dan una habitación superior a la que se ha reservado.

El hotel cuenta con un área privada en la playa, con tumbonas, duchas, toallas y un camarero pasando fruta y agua de vez en cuando. Cuando el calor aprieta en la playa, es hora de regresar al hotel y tumbarse al borde de la piscina. Cóctel en mano, es un buen sitio para relajarse del ajetreo exterior. Y puestos a alejarse, los privilegiados de las siete suites en el ático pueden disfrutar de su propia piscina en el tejado del hotel. Para una buena hidratación post solar conviene una visita al spa, que ocupa tres pisos del hotel y dispone de personal experto en temas de la piel.

Las zonas comunes son muy clásicas y señoriales, con techos altos, paredes forradas de madera y elaboradas lámparas de cristal. Frente a toda esa opulencia, el salón de desayunos es más íntimo, con sus sillas de bambú con cojín de tonos pastel, techo ligeramente abovedado y palmeras dibujadas en la pared. Cuando hace buen tiempo, el desayuno junto a la piscina se convierte en un placer.

Servicios

Bar, restaurante, piscina exterior, gimnasio, spa, servicio de habitaciones 24 horas...

Nos gusta por

Su historia, glamour y por su piscina exterior.

Cómo llegar

Río de Janeiro es una de las capitales mundiales del turismo. Tiene dos aeropuertos: Internacional Santos Dumont y Aeroporto do Geleao. Geleao es utilizado para vuelos interiores y a distintos destinos Latinoamericanos. Las principales líneas europeas tienen vuelos directos hasta Río de Janeiro, como Iberia (www.iberia.com) que llega en un trayecto de 10 horas de duración aproximadamente.

Prohibido perderse

Visitar las montañas de Corcovado y Pan de Azúcar. El hotel puede organizar una visita guiada a estos dos iconos de Río. La primera con la gran estatua del Cristo Redentor a 710 metros de altitud. La subida se hace en un trenecito a través de una vegetación exuberante. Desde la cima, se disfruta de una vista panorámica de Ipanema, el lago, el jardín botánico...

A la visita del Pan de Azúcar hay que añadir la aventura de ir en teleférico parando en el camino. La vista de las playas cariocas y otros monumentos es parte del espectáculo.

Logo de elmundo.es

© 2014 Unidad Editorial Internet, S.L. | Aviso legal | Política de privacidad