Pequeños hoteles con encanto y para todos los bolsillos en Tahití

Desde alojamientos rurales a hoteles con encanto y pensiones familiares, la oferta de establecimientos alternativos en estas islas del Pacífico Sur es muy variada. Además, son la alternativa ideal para aquellos viajeros que quieren descubrir islas o zonas que están fuera de los circuitos turísticos tradicionales.


Hoteles con encanto en Tahiti

Ocholeguas.com

Disminuye letraAumenta letra
Actualizado martes 07/10/2008 17:25 horas

Una manera diferente de conocer Tahití, pero no menos idílica, es a través de pequeños hoteles gestionados por la población local, conocidos como petite hotellerie. Desde alojamientos rurales a hoteles con encanto y pensiones familiares, la oferta es variada y va dirigida a los viajeros inquietos que quieran entrar en contacto con las costumbres tahitianas, degustar comida casera y especialidades de Tahití y sus islas, conocer con guías locales su riqueza natural, y participar en sus ocasionales fiestas, ambientadas con la música de los ukeleles.

Estos pequeños hoteles suelen incluir media pensión, ofrecen excursiones por los alrededores y en la mayoría de las ocasiones se ocupan de los traslados desde el aeropuerto y viceversa. Y por añadidura, se ubican en entornos que invitan a soñar: valles de verdes exuberantes, zonas con vistas privilegiadas a las lagunas, al pie de una playa de azules infinitos...

1. Vanira Lodge
Hotel Vanira Lodge, Tahiti

El Vanira Lodge, con sólo cuatro bungalows.

Este alojamiento es uno de los lugares más cautivadores para hospedarse entre los bosques tropicales de la Isla Reina, como se conoce a Tahití. Sólo posee cuatro bungalows para 3-5 personas, por lo que es un paraíso para pocos; la exclusividad radica en la frondosa vegetación que le rodea y en la manera en la que se mimetiza con el entorno natural. Se ubica en la zona en el sureste de la isla, cerca de un paraje donde practicar entre tubos de lava, cascadas y raras formaciones volcánicas. Información en www.vaniralodge.com.

2. Pensión Bonjouir
Pension Bonjouir, Tahiti Iti

Pension Bonjouir, retiro de aventureros y surfistas.

En la península de Tahiti Iti, al sur de la isla de Tahití, encontramos una playa que es todo un punto de referencia entre surfistas, donde nace la famosa ola de Tehaupoo. Es una zona donde se impone la pequeña hostelería, que ofrece cucos bungalows a precios módicos y otras prestaciones, como taxi-barcos que trasladan al surfista al punto donde rompe la ola, a la altura del arrecife de coral. Una de las más conocidas es Pension Bonjouir (www.bonjouir.com), un retiro para aventureros y surfistas internacionales, que cuenta con guías locales que conocen las olas a la perfección.

3. Moorea Golf Lodge
Moorea Golf Resort, Moorea

Moorea Golf Lodge, ubicado sobre un 'motu'.

En las inmediaciones del nuevo campo de golf de Moorea, de 18 hoyos, acaba de abrir sus puertas el Moorea Golf Lodge. Está ubicado en la zona de Temae, sobre un motu (nombre que reciben los islotes que rodean las islas) y sus 4 bungalows son ideales para reservas de media y larga duración. De uno y dos dormitorios, están decorados con exóticas maderas, ampliamente equipados con cocina, salón, tv de pantalla plana, y disponen de acceso a un menú a la carta y un mini-mercado. También alquilan bicicletas para pedalear por los bellos parajes de Moorea. Información en www.mooreagolflodge.pf.

4. Chez Nono
Chez Nono, Bora Bora

En Chez Nono prima el paisaje circundante.

No pertenece a una cadena internacional ni posee una piscina sin fin, pero en Chez Nono (Matira Point, P.O. Box 282, Vaitape. Tfno: (689) 67 71 38) lo que cuenta es el lujo de la naturaleza, que en Bora Bora es una explosión de sensualidad allá donde se mire. Las parejas que no quieran dejar de renunciar a esto, pueden alojarse en alguno de sus sencillos apartamentos en primera línea de costa, donde la laguna dibuja intensos turquesas y los atardeceres sobre el Pacífico son un regalo diario a compartir entre dos. Su ubicación al Sur de la isla, en el Punto Matira, es excepcional.

5. Relais Josephine
Relais Josephine, Rangiroa

Desde este 'relais' se pueden avistar delfines.

En los atolones de las islas Tuamotu no hay que dejar escapar la ocasión para conocer su fondo marino, extremadamente rico en peces de arrecife, así como en especies de gran tamaño como mantas rayas, tiburones, tortugas... Rangiroa es la mayor de estas islas-anillo, con infinitas posibilidades para el submarinismo, snorkel y la mera observación de especies marinas. Desde la terraza colonial del Relais Josephine se pueden ver danzar a los delfines sobre el paso Tiputa, donde las aguas de la laguna se abren al océano. Información en relaisjosephine.free.fr.

6. Au Phil du Temps
Au Fil du Temps, Taha'a

Ofrecen una excursión gratis por cada tres noches de alojamiento.

Phil y Babaeth son los artífices de la acogedora pensión familiar Au Phil du Temps, situada en la costa oeste de la isla de la vainilla, Taha'a. Por cada tres noches en régimen de pensión completa ofrecen una excursión gratis, desde recorrer la isla en jeep 4x4, con paradas en las plantaciones de gardenias de vainilla, una granja de perlas negras y un mirador a 450 kilómetros de altura para admirar las puestas de sol; a hacer snorkel, kitesurf y excursiones en barco para descubrir los diferentes motus (islotes) que rodean la isla. Información en www.pension-au-phil-du-temps.com.

7. Le Manotel
Le Manotel, Rurutu

Todos sus bungalows poseen una gran terraza.

En Rurutu, la isla de las ballenas, las pensiones y casa de huéspedes organizan excursiones de snorkel para avistar a las mastodónticas ballenas jorobadas, en los meses que van de julio a finales de octubre. Le Manotel (www.lemanotel.com) trabaja con el centro de buceo Raie Manta Club para ofrecer a sus clientes las experiencias más emocionantes. Sus cuatro bungalows poseen una gran terraza donde disfrutar del cóctel tahitiano maitai mientras la mirada se diluye en una gran playa de arena banca. Los platos locales preparados por Helene son otro de sus fuertes.

8. Hinako Nui
Hinako Nui, Nuku Hiva

Hinako Nui es una buena base para descubrir la naturaleza de Nuku Hiva.

Las Marquesas o 'tierra de machos' son especialmente abruptas y sus paisajes siguen manteniendo la fiereza de los parajes poco explotados, salvajes. Los resorts de lujo son minoría en este archipiélago, dada su lejanía (se encuentra a cuatro horas de Tahití) y poco tránsito turístico. En la isla principal, Nuku Hiva, la pensión de Hinako Nui (Hatiheu, Po Box 199, Taiohae. Tfno: +689 92 02 97) es una buena base para descubrir sus maravillas naturales, como la cascada de Hakaui, la tercera más alta del mundo con 350 metros, o los restos arqueológicos polinesios de petroglifos, tikis y maraes (antiguos lugares reales). Posee cinco bungalows y un restaurante especializado en marisco fresco, con unas gambas y langostas tropicales servidas con verduras de la zona y frituras de árbol de pan que de por sí merecen un alto en el camino. Desde allí también se pueden contratar paseos en barco por los acantilados del noreste de la isla o excursiones a caballo que discurren entre cañones y valles de rocas basálticas, cascadas y una de las únicas playas de arena blanca de la isla, Hakatea.

Para más información sobre estos y otros establecimientos, este portal unifica la oferta de los cinco archipiélagos de Tahití y sus islas: www.tahiti-pensions.com (en francés). Y en el portal de la Federación de hostelería familiar www.haere-mai.pf (en inglés y francés).

 
Buscador de reportajes
Logo de elmundo.es

© 2014 Unidad Editorial Internet, S.L. | Aviso legal | Política de privacidad